Gijón, 20 may (EFE).- El partido entre el Sporting y el Betis empezó y acabó de la misma manera, con bronca desde la grada y empate en el marcador, tras un partido en el que ninguno de los dos equipos se jugaba nada y con en el que los rojiblancos se despedían de la Primera división tras una pésima temporada.