Domingo, 04 mayo 2014 | 13:03h.

Un vehículo dañado y 30 olivos destruidos en nuevos ataques nacionalistas judíos

Un vehículo dañado y 30 olivos destruidos en nuevos ataques nacionalistas judíos

Jerusalén, 4 may (EFE).- Más de una treintena de olivos fueron destruidos en Cisjordania y un vehículo dañado en el norte de Israel este fin de semana, en la última oleada de ataques presumiblemente lanzados por judíos extremistas, informan hoy medios locales.

Los olivos aparecieron con importantes desperfectos cerca del asentamiento judío de Bat Ayin el sábado, y junto a ellos se encontraron pintadas que rezaban “los árabes son ladrones” o “política de precios”, con la que los sectores más radicales judíos describen esas acciones vandálicas que llevan a cabo en represalia por decisiones generalmente contrarias a sus intereses.

De acuerdo a fuentes palestinas del lugar, este tipo de actos se han convertido en rutina y se producen después de que hace pocos días otros 58 olivos fueran dañados en la aldea de Ras Karkar, al noroeste de la ciudad cisjordana de Ramala.

Asimismo, en la noche del sábado una familia árabe israelí de la localidad de San Juan de Acre, en el norte del país, encontró las llantas de su vehículo pinchadas y una pintada en la que se leía igualmente “política de precio” junto a una estrella de David.

Según el propietario del coche, Hasan Subakh, los autores aparentemente supusieron que su propietario era árabe por la palabra “Alá” escrita en la parte posterior del mismo.

Se trata del tercer ataque de este tipo registrado en una semana en la misma zona.

La Policía israelí investiga ambos incidentes, si bien son pocos los casos en los que los responsables de los ataques son llevados ante la justicia.

Estos sucesos se producen después de que el pasado domingo el vicario de Nazaret, monseñor Giacinto-Boulos Marcuzzo, recibiera una carta con amenazas en la que se exigía a la comunidad cristiana que abandonara Israel o se enfrentara a la cólera de dios.

De acuerdo a medios franciscanos, la misiva señalaba que todos los cristianos “salvo protestantes y anglicanos” debían abandonar Israel antes del 5 de marzo y que si Marcuzzo y sus seguidores no cumplían con la exigencia, entonces “serían asesinados por los cielos”.

La carta, que iba firmada por “el mesías, hijo de David”, citaba fuentes judías que afirmaban que la cristiandad era una forma de idolatría y debía ser prohibida.

El sospechoso de enviar la carta fue detenido por la policía, que esta semana tuvo que lidiar asimismo con varios actos de vandalismo presuntamente de radicales judíos como pintadas en los muros de una mezquita y ruedas de varios vehículos pinchadas en una localidad árabe próxima a Haifa.

La ministra de Justicia, Tzipi Livni, tiene previsto convocar una reunión con carácter de urgencia el próximo miércoles a fin de analizar el incremento del fenómeno de vandalismo por radicales y colonos judíos en las últimas semanas y posibles medidas que pueden ser adoptadas.