Lunes, 17 marzo 2014 | 16:05h.

TEOCO.- Textos mediáticos y género

TEOCO.- Textos mediáticos y género

TEXTOS MEDIÁTICOS Y GÉNERO

Los mensajes sexuados de las fotografías que se analizan en la actividad, el de la campaña de la PsP3 White y el de la campaña de ropa de D&G del 2007, deben analizarse con ciertas diferencias. En la de SONY (psp) una mujer blanca aprieta el rostro de una negra en actitud amenazante. No recordaba la campaña pero la foto, sin gustarme, no me impresiona demasiado. En este momento, en este lugar, la descodificacion del mensaje no afecta a un problema acuciante. La fotografías es más racista que sexista, pues la situación de amenaza se da entre el mismo sexo y diferente raza. En una sociedad como la nuestra, aparentemente no muy racista y desde luego no tan explícitamente entre raza negra/blanca, es más difícil que se abra debate. Otra cosa habrá sido esta misma campaña en países como Suráfrica o incluso en Norteamérica donde seguro que el impacto es mucho mayor. Una vez más ?el mensaje varía en función de la circunstancia cultural o histórica específica…? La mujer blanca que amenaza a la mujer negra ciertamente no transmite un mensaje tranquilizador, sin embargo el hecho de que las protagonistas sean dos mujeres y no dos hombres no se debe probablemente a una elección casual. A los roles asignados a cada sexo se unen las características inherentes en principio a cada uno de ellos. Un hombre blanco amenazando a un hombre negro daría una carga de violencia quizás excesiva para el propósito de los publicistas, con lo cual ya entramos también en un estudio de la diferencia de género a la hora del análisis.

La campaña de D&G es es algo diferente, no ella misma en sí como tal, si no por el público que la recibe. Personalmente conocía la foto, como no, y no gustándome en su día no me gusta ahora tampoco. Creo que es sexista, pero además en el lado más oscuro del sexismo, en el del intento de dominación que puede conducir al maltrato y haciendo además el alarde de fuerza de forma pública y notoria. Creo que el valor que se le da en la foto a la masculinidad dominando físicamente a una mujer no es en absoluto conciliador. La fotografía forma parte de una campaña. En otras fotos de la misma había varias modelos con un hombre pero en este caso él llevaba la cámara, si bien lo hacía casi desnudo. El posible acoso de ellas no pasaba de serlo con la mirada.

¿Qué habría ocurrido si hubieran hecho lo mismo que en la foto que nos ocupa? Probablemente ni parecido a lo que ocurrió en 2007 con la intervención incluso de la Organización pro Derechos Humanos de Amnistía Internacional, que obligó a retirar la imagen. Pero el fondo del mensaje es el mismo. ¿Qué varía? Varía de nuevo la descodificación del mismo. La campaña D&G llega a sociedades actualmente muy castigadas por los innumerables casos de maltrato de género masivamente cometidos por hombres . La conclusión es que aquí (entendido aquí como Italia, España, Francia…) y ahora (o en 2007) el mensaje es dañinamente sexista.

No se si esa publicidad iba dirigida a hombres o a mujeres. Desde un punto de vista femenino si lo que se pretende dar a entender es que vistiendo así se provoca ese efecto realmente no es muy estimulante, pero creo que detrás de esa fotografía no había ese mensaje, ni había un receptor determinado. En realidad creo que la campaña no era tan inocente como pretendía.

Así como en su día Sony hace un comunicado afirmando que la campaña de la Psp3 white se había entendido de forma diferente al mensaje que se quería emitir, D&G también emiten en su momento un mensaje explicando el ?inocente juego de seducción que se quería mostrar? con las famosas imágenes.

En resumen creo que ambas fotografías pertenecen a campañas muy meditadas donde lo importante no es el mensaje si no la explosión de atención y polémica que desatan y por supuesto las dos consiguieron su objetivo. De hecho, aquí estamos analizando en 2013 dos campañas de 2006 y 2007 respectivamente.

Si las protestas despertadas producen cambios o no en la publicidad o en la sociedad, es posible que a largo plazo sí que lo hagan, pero desde luego es difícil que influyan en las ventas de estas grandes empresas pues como ya dije, lo que consiguen es un plus de atención.

Sin embargo, el legislador sí que tiene al final que controlar los mensajes que pueden emitirse y lo hace a medida que la sociedad se lo exige.

Así el art. 3 de la Ley 34/1988 Gral de Publicidad dice:

?Se prohíbe todo anuncio que atente contra la dignidad de la persona o vulnere sus valores o derechos…..o los que presenten a la mujer de forma vejatoria…o bien asocien su imagen a comportamientos estereotipados que coadyuven a generar violencia de género.

¿Conocían este artículo los publicistas de SONY Y D&G? Apuesto a que sí.