Jueves, 20 febrero 2014 | 12:03h.

Solchaga ve "un poco teatral y absurdo" que Cataluña diseñe unilateralmente instituciones de Estado

Solchaga ve "un poco teatral y absurdo" que Cataluña diseñe unilateralmente instituciones de Estado

Dice que sólo sería posible una independencia pactada tras una reforma de la Constitución basada en un acuerdo de PP y PSOE

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

El exministro socialista de Economía y Hacienda Carlos Solchaga considera “un poco teatral y absurdo” el proceso “unilateral” que ha puesto en marcha la Generalitat de Cataluña de ver “cómo se organiza el Estado en Cataluña cuando eventualmente llegue el caso”.

Solchaga se ha expresado así en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press coincidiendo con la presentación por parte la Generalitat de lo que podría convertirse en un ‘embrión’ de Hacienda catalana, pero no se ha referido expresamente a esta iniciativa.

Además, ha avisado de que un proceso de independencia “que no esté pactado” sería “traumático” para Cataluña y para el resto de España. Además, ha tildado de “teatral y absurdo”

Así, ha explicado que Cataluña saldría de la UE, que sería “una locura” tratar de mantener el euro sin formar parte de la Unión Económica y Monetaria y que tendría problemas con su nivel de deuda y condiciones de financiación. Para España también sería malo, porque perdería una parte “importante, rica y laboriosa” de su territorio.

Por eso, cree que para evitar la confrontación hay que buscar una “salida posible y razonable que sea compatible con el bienestar de la mayoría”. “A los toros hay que darles siempre una salida porque si no te arrollan”, ha dicho tirando de símil taurino.

Según su análisis, está claro que ningún Gobierno puede “disponer” de la Constitución para permitir una “separación unilateral” de parte de España, así que la única opción es modificar la Constitución para dar “un trato diferente “del tema regional” y catalán y, “si se quiere, una especie de refrendo tolerado constitucionalmente” para constatar si eso es “suficientemente satisfactorio para los catalanes o no, o si desean la independencia”.

Eso sí, ha avisado de que sería un proceso de “bastantes años” porque lo primero sería que al menos los dos grandes partidos se pusieran de acuerdo en qué cosas se pueden cambiar de la Carta Magna y “hasta dónde se puede llegar” –“no podemos replantearnos otra vez el modelo de convivencia”, ha dicho–.

Sólo después, ha dicho, podría comenzar la negociación de la reforma y en tercer lugar su refrendo. Y a continuación se podría hacer algún tipo de “consulta iniciática” en Cataluña y después empezar a negociar legalmente un proceso de separación con sus correspondientes condiciones y “algún tipo se podría desembocar en algún tipo de independencia pactada”.

“AVENTURERISMO POLÍTICO”

Todo lo demás, ha avisado a la Generalitat, es “aventurerismo político” de un Gobierno que no ha sabido gestionar y “ha decidido jugar la baza del independentismo y del separatismo”. Así, ha subrayado que son los nacionalistas catalanes “los culpables de esta situación”.

Solchaga ha admitido que “tocar la Constitución” es algo “muy delicado” que sólo puede hacerse por una “muy buena razón”, así que cree que la clave es juzgar con “objetividad y desapasionamiento” si lo merece la situación actual, en la que quienes se sienten más catalanes que españoles, o sólo catalanes, ha crecido desde el 30 hasta el 50 por ciento.

Sin embargo, también ha advertido de que si se dice a la gente que puede defender “cualquier objetivo”, incluso la independencia, por cauces democráticos y en el marco de la Constitución, si alguien lo hace no se puede decir sin más que “con la Constitución actual es imposible” porque se crea “una situación un tanto absurda”.