Viernes, 26 junio 2015 | 0:37h.

Senadores brasileños califican de "muy buena" la reunión con el opositor Capriles

Senadores brasileños califican de "muy buena" la reunión con el opositor Capriles

Caracas, 25 jun (EFE).- El senador brasileño Roberto Requiao, integrante de la misión de parlamentarios de ese país en Venezuela para reunirse con distintos sectores políticos, calificó de “muy buena” la conversación mantenida hoy con el dos veces candidato presidencial por la oposición, Henrique Capriles.

“Muy buena conversa con Capriles (…) hablamos de la política del mundo, de la política de Venezuela y de lo que puede hacer Brasil para colaborar con el proceso político venezolano”, reveló Requiao, quien encabeza esta misión de parlamentarios afines al partido de Gobierno brasileño, al finalizar la reunión con Capriles.

“Agradecemos a los Senadores (…) su interés por escuchar a quienes queremos cambio”, escribió por su parte Capriles en su cuenta de Twitter tras el encuentro.

Requiao también dijo que su visión del país “siempre va a ser fantástica”, después de reunirse con familiares de los opositores presos, agrupaciones que engloban a parientes de los fallecidos durante las protestas de 2014 y representantes de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Precisamente, después del encuentro, la MUD informó mediante un comunicado que informaron a los brasileños sobre la “grave situación” por la que atraviesa el país y “que se ve reflejada en el malestar de la sociedad”.

El escrito indica que el secretario ejecutivo de la plataforma, Jesús Torrealba, “dejó claro” a los parlamentarios que la MUD “quiere un cambio pacífico y electoral en Venezuela”.

La coalición, dice el comunicado, “tiene plena conciencia de la importancia de establecer un diálogo con el Gobierno de Brasil” y apuntó que a sus miembros les “interesa” que ese país esté presente y pueda “apoyar a Venezuela”.

Esta es la segunda misión de parlamentarios de Brasil que llega a Venezuela en una semana para constatar la situación de derechos humanos en el país caribeño.

La primera de ellas, encabezada por el excandidato presidencial Aécio Neves, estuvo hace una semana en el país pero apenas pudo salir del aeropuerto de Caracas, a las afueras de la capital, y denunció que en ese trayecto varias personas, supuestamente oficialistas, golpearon el autobús en el que se trasladaban.

Entre los objetivos de la primera delegación se encontraba la visita al líder opositor preso Leopoldo López, a quien se le acusa por hechos de violencia relacionados con las protestas contra el Gobierno del primer semestre de 2014 y que dejaron 43 muertos entre partidarios oficialistas, opositores y personas sin filiación política aparente.

La misión encabezada por Requiao también se reunió más temprano con los dirigentes de Voluntad Popular, partido que lidera López, y con la esposa del político encarcelado, Lilian Tintori.