Jueves, 28 mayo 2015 | 15:57h.

Reclaman a Malasia que convoque una cumbre de la ASEAN sobre los inmigrantes

Reclaman a Malasia que convoque una cumbre de la ASEAN sobre los inmigrantes

Bangkok, 28 may (EFE).- El grupo Parlamentarios de la ASEAN por los Derechos Humanos instó hoy a Malasia a organizar una cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático para tratar las raíces de la crisis inmigrantes ilegales en la región.

Malasia ocupa este año la presidencia rotativa de la ASEAN y además es miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, recordó el grupo mediante un comunicado.

“La ASEAN debe sopesar todas las opciones para convencer al Gobierno de Birmania (Myanmar) de que acabe con la persecución de los rohinyás, incluso suspenderlo o expulsarlo del grupo si no cumple”, manifestó el presidente de los Parlamentarios de la ASEAN por los Derechos Humanos, Charles Santiago.

La ASEAN integra a Birmania, Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam.

Los rohinyás son una minoría musulmana no reconocida como ciudadanos en Bangladesh y Birmania y que además sufren persecución de partes de esos dos países.

“El tiempo de ocultarse tras la cortina de la no injerencia ha concluido”, indicó el diputado malasio.

La política de respetar los asuntos internos de cada país miembro es una de las piedras angulares de la ASEAN para avanzar en una región con países y regímenes tan diversos.

El llamamiento de los Parlamentarios de la ASEAN por los Derechos Humanos surge cuando representantes de 17 países y organizaciones internacionales se reunirán mañana en Bangkok para abordar el tráfico de personas.

La decisión de Tailandia a principios de mayo de acabar con las bandas de traficantes de personas en el sur del país, tras descubrir varios campamentos con tumbas, desencadenó una ola de embarcaciones con bengalíes y rohinyás en agua indonesias, malasias y tailandesas.

Alrededor de 3.000 desembarcaron o fueron rescatados en Indonesia y Malasia, cuyos gobiernos primero intentaron devolver los barcos a aguas internacionales y luego, el 20 de mayo, aceptaron acogerlos, siempre que la comunidad internacional se comprometa a repatriarlos o reubicarlos en terceros países en el plazo de un año.

Malasia anunció a principios de semana el hallazgo de 28 campamentos clandestinos de las bandas de traficantes y 139 tumbas en su parte de la frontera con Tailandia.

Las autoridades malasias informaron hoy de que han encontrado un cadáver en cada una de las tumbas halladas, al tiempo que se han detenido a unas 50 personas, incluidos policías.

Unas 25.000 personas zarparon en barcos desde Bangladesh y Birmania (Myanmar) hacia Tailandia, Malasia e Indonesia durante el primer trimestre de 2015, el doble del número registrado en el mismo periodo del año pasado, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).