Viernes, 05 abril 2019 | 10:00h.

Project Censored

Nacho Hernando

Project Censored es un programa creado en 1976, en la Universidad Estatal de Sonora en California motivados por el caso Watergate y con el fin de recuperar todas las noticias que, por motivos de censura, línea editorial o miedo a represalias no han salido en ningún medio de comunicación, pero tienen una relevancia importante para la sociedad.

El precursor de esta idea fue el profesor Carl Jensen que, junto con sus alumnos y algunos compañeros de profesión, decidieron seleccionar 25 noticias que revelarían cada año. Se seleccionan noticias de importancia global, aunque bien es cierto que su enfoque se centra en los EEUU.

En la actualidad se contemplan en su página web (www.projectcensored.org) las historias recopiladas para el año 2017-2018. Como reza en su presentación, para este ciclo han revisado más de 300 historias válidas para noticias independientes. Esto se ha conseguido gracias al esfuerzo de 351 estudiantes universitarios y 15 profesores de 13 universidades que participan en el Programa de Afiliados del Campus del Proyecto.

¿Cómo seleccionar las noticias y cómo evaluar su veracidad

Las noticias son recopiladas por profesores, alumnos afiliados al proyecto y público en general. Se recopilan y se ponen en común gracias a la página web, donde son nominadas por los miembros, alumnos y profesores, atendiendo a su importancia, oportunidad, calidad de las fuentes y cobertura de noticias sobre operaciones corporativas. Como dicen ellos mismos en su página web: “Si falla en cualquiera de estos criterios, la historia no se incluye”.

Tras esta primera fase comienza una segunda revisión en la que utilizan de nuevo los filtros que ellos mismos se imponen. Cuando las historias o noticias pasan este corte se incluyen en la página web dentro de la sección Noticias validas de noticias independientes (VIN). El siguiente paso es publicar todas estas historias a principios de primavera. Con ellas expuestas comienza otra votación, que llevan a cabo los estudiantes afiliados a los campus y un panel de jueces nacionales e internacionales. Estos votan para reducir de los cientos de noticias que se han recopilado a las 25 más importantes para ese año.

Para finalizar, una vez obtenidas las 25 noticias más importantes, se someten de nuevo a una votación para asignarles un orden numérico. Esta última selección la hacen profesores de estudios de medios, periodistas profesionales y un ex comisionado de la Comisión Federal de Comunicaciones (entidad dependiente del Congreso), entre otros, como cuentan ellos mismos. Por lo tanto, una vez que se incluyen en el apartado de Censored, han pasado por cinco revisiones y evaluaciones.

¿Qué tipo de noticias consiguen ver la luz?

Muchas de las noticias incluidas, ciertamente, afectan a EEUU, aunque haciendo prospección se hace evidente que todo afecta a todos. En 2008 una de las noticias más desgarradoras fue la que aseguraba que la ocupación estadounidense en Irak dejó alrededor de un millón de iraquíes muertos. Esta situación es trágica y grave, ya que si en lugar de iraquíes estuviéramos hablando de judíos en la Segunda Guerra Mundial, probablemente la noticia hubiera tenido más repercusión.

En 2014 incluyeron varios artículos que involucraban al gobierno estadounidense en la crisis de Ucrania. Lo señalaban como desestabilizador del gobierno de Viktor Yanukovych y recogía una opinión emitida por The Guardian en la que reflejaba la importancia y valor energético de la región.

Este año exponen, al igual que otros, noticias perturbadoras las 82.000 armas robadas en los últimos diez años en Florida y que siguen desaparecidas; las, al menos, 64.000 muertes por sobredosis de drogas en 2016 y que un 80% se atribuyen a los medicamentos que contienen opiáceos, y otras que es necesario leer en este medio.

Situación de España

Recientemente, distintos programas emitidos en Internet, con altas visualizaciones, se hicieron eco de estas noticias una vez expuestas y quisieron trasladar la idea de que ellos son los embajadores de este proyecto en España, copiando incluso el nombre del proyecto, para hacer ver que no mantienen una línea editorial. Pero, como dice Santiago Camacho en su podcast independiente: DEX 2×21 Las noticias malditas, no hay ningún programa que se emita en los grandes medios de comunicación que no esté dirigido. Y como expone en su reflexión, quizá sea el momento de ponerse de acuerdo entre universidades para llevar a cabo un proyecto más ambicioso.