Jueves, 14 mayo 2015 | 21:40h.

Nonagenario juez de la Corte Suprema argentina ratifica que seguirá en el cargo

Nonagenario juez de la Corte Suprema argentina ratifica que seguirá en el cargo

Buenos Aires, 14 may (EFE).- El juez de la Corte Suprema argentina Carlos Fayt, de 97 años, ratificó hoy su intención de mantenerse en su cargo, pese al proceso impulsado por el oficialismo en el Parlamento para investigar su capacidad física y mental, según informó el magistrado en un comunicado.

Fayt emitió un mensaje que fue leído por el abogado Ricardo Monner Sans ante decenas de personas que hoy se concentraron frente al domicilio del juez para mostrarle su apoyo.

“Ciudadanos, quiero expresarles mi sincero reconocimiento por haber llevado a cabo esta hermosa reunión. Es una manifestación ciudadana que valoro como tal. Sé que quieren una Justicia independiente que defienda sus derechos”, transmitió Fayt a los manifestantes, a través de Monner Sans, según recogieron medios locales.

“La considero una manifestación de solidaridad con los valores democráticos y constitucionales que siempre he defendido y que seguiré haciéndolo desde mi lugar de juez de la Corte Suprema”, continuó el magistrado del máximo tribunal argentino.

El pronunciamiento de Fayt se produce cuando el oficialismo trata de cuestionar la capacidad del nonagenario juez para continuar con el desempeño de sus funciones en la Corte Suprema.

La legislación argentina fija la jubilación de los jueces argentinos a los 75 años, pero Fayt, que ya era ministro del Supremo cuando se estableció esa regulación, logró un fallo del tribunal para conservar su cargo y sobrevivió a los cambios en la Corte, como la reducción de sus miembros que impulsó el fallecido expresidente Néstor Kirchner.

Fayt acudió ayer a la sede del máximo tribunal para poner su firma en nuevo documento que ratifica a Ricardo Lorenzetti como presidente de la Corte Suprema, tras la votación realizada por los miembros la semana pasada.

Esa sesión fue el desencadenante de la embestida del Gobierno contra Fayt, ya que el acta consignaba que el magistrado había estado presente en la votación cuando en realidad había mandado su decisión a través de un mensajero.

El pasado martes, la Comisión de Juicio Político del Congreso argentino, de mayoría oficialista, aprobó un dictamen para que se abra un “proceso investigativo” a fin de evaluar si Fayt “se encuentra en condiciones psicofísicas para ejercer el cargo”.

El jefe de Gabinete del Gobierno argentino, Aníbal Fernández, hizo hincapié hoy en que “hay elementos para discutir el juicio (político)” y que “nadie está buscando agraviarlo ni sancionarlo”, durante su encuentro diario con los medios.