Lunes, 19 mayo 2014 | 20:55h.

Mueren 12 policías kenianos en un ataque de Al Shabab cerca de Somalia

Mueren 12 policías kenianos en un ataque de Al Shabab cerca de Somalia

Nairobi, 19 may (EFE).- Doce policías murieron hoy en un ataque a un convoy por parte de la milicia radical islámica Al Shabab en la localidad de Mandera, en el norte de Kenia muy cerca de la frontera con Somalia, informaron hoy fuentes policiales.

El ataque se produjo en la tarde de hoy cuando los agentes perseguían tres vehículos secuestrados por la milicia esta mañana, explicó el comandante de la Policía del condado de Mandera, Noah Mwivanda.

Eran miembros de la Reserva de la Policía de Kenia (KPR) que fueron asaltados por milicianos fuertemente armados cuando se encontraban a menos de un kilómetro de la frontera con Somalia, en la localidad de Khadija Haiji.

Otros cuatro policías resultaron heridos y han sido atendidos en el hospital del condado de Mandera, según el diario keniano “The Standard”.

Los reservistas formaban parte del equipo de seguridad de un convoy de tres vehículos que transportaban hojas de “khat”, una droga similar en su uso a las hojas de coca y con efectos parecidos a los de la anfetamina.

Los milicianos se llevaron los cadáveres de los agentes muertos, dijo Mwivanda.

En otro incidente, un equipo de seguridad local que se dirigía a un encuentro para mediar en el conflicto entre dos comunidades enfrentadas, los clanes Degodia y Garre, fue emboscado por hombres de Al Shabab, a cinco kilómetros de Mandera.

El pasado domingo, los terroristas lanzaron granadas a la comisaría, la sede del gobierno y los tribunales de Mandera, aunque nadie resultó herido.

A principios de este mes, el lanzamiento de granadas contra dos autobuses causó dos muertos y más de 60 heridos.

La Policía ha interceptado recientemente dos vehículos cargados de explosivos, y hace dos semanas frustró un ataque contra una escuela de educación primaria en Garisa, ciudad próxima a la frontera con Somalia.

Al Shabab, que en 2012 anunció su adhesión formal a la red terrorista Al Qaeda, controla amplias zonas del centro y el sur del Somalia, donde el frágil Gobierno somalí todavía no está en condiciones de imponer su autoridad.