Viernes, 10 marzo 2017 | 10:56h.

Miguel Bernard firma un poder para recusar al ponente del caso ERE

Miguel Bernard firma un poder para recusar al ponente del caso ERE

Sevilla, 10 mar (EFE).- Miguel Bernard, secretario general de Manos Limpias y en libertad provisional por presuntos chantajes a través de Ausbanc, ha firmado un poder notarial para solucionar el defecto formal en la recusación que presentaron contra el juez ponente en el juicio del caso ERE, el ex alto cargo Pedro Izquierdo.

Bernard estuvo en prisión entre abril y diciembre de 2016, cuando salió bajo fianza de 50.000 euros, y firmó el poder general para pleitos el pasado 9 de marzo ante un notario de Madrid, según una copia del documento, a la que ha tenido acceso Efe.

La recusación contra el juez Izquierdo, que preside la sección primera de la Audiencia de Sevilla, se devolvió a Manos Limpias la semana pasada porque no había incorporado el poder especial requerido por la ley para promover este tipo de actuaciones.

En el poder firmado, Bernard le ha asegurado el notario Luis Máiz que no se le ha revocado, suspendido ni limitado su capacidad para otorgar poderes a procuradores y abogados para comparecer en los tribunales, y el notario, por su parte, considera “suficientes” las capacidades representativas del dirigente de Manos Limpias para ese acto.

La sección primera de la Audiencia de Sevilla devolvió la semana pasada a Manos Limpias, por defectos de forma, la recusación que presentó contra el juez Izquierdo, que fue secretario general para la Justicia de Andalucía entre los años 2008 y 2014 y será el ponente en el juicio de la pieza política del caso ERE.

El juez fue elegido, tras un sorteo interno entre los cinco magistrados de la sala, como ponente del juicio en la pieza política de los ERE, en la que están procesados los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán y otros 24 ex altos cargos.

Tras esa elección, Manos Limpias recusó a Izquierdo por “amistad íntima o enemistad manifiesta con cualquiera de las partes” y por “tener interés directo o indirecto en el pleito o causa”, dos de las posibilidades recogidas en la Ley Orgánica del Poder Judicial.

El juez, que no pertenece a ninguna asociación de jueces, considera que no tiene que abstenerse en esta causa.

El tribunal que celebrará el juicio, cuya fecha aún no se ha fijado, estará compuesto, si no prospera la recusación, por Izquierdo como presidente y ponente y por las magistradas Pilar Llorente y Encarnación Gómez Caselles.