Martes, 30 diciembre 2014 | 14:43h.

Más de cien inmigrantes entran en Melilla en el último salto a la valla

Más de cien inmigrantes entran en Melilla en el último salto a la valla

Melilla, 30 dic (EFE).- Ciento dos inmigrantes de origen subsahariano han conseguido hoy entrar en Melilla tras el último salto a la valla fronteriza que separa la ciudad autónoma de Marruecos registrado esta mañana.

Según ha confirmado la Delegación del Gobierno en un comunicado, el intento se ha producido sobre las 07.00 horas por la zona cercana al puesto fronterizo de Barrio Chino, donde alrededor de cuarenta inmigrantes permanecen encaramados en lo alto de la verja.

Se calcula que en la tentativa de salto han participado más de 200 inmigrantes, uno de los cuales ha tenido que ser trasladado en ambulancia por la Cruz Roja con una fractura de tibia y peroné.

El inmigrante herido quedará hospitalizado, ya que necesitará intervención quirúrgica, según la Delegación.

Las fuerzas de seguridad de Marruecos han intentado frenar al numeroso grupo, pero al tratarse de una zona poblada han visto su labor dificultada por las barreras arquitectónicas.

Tras saltar la valla, los inmigrantes se han dirigido hasta el Centro de Estancia Temporal (CETI), donde han sido recibidos por sus compatriotas con gritos de júbilo, entre ellos el ya tradicional “Bosa, Bosa”.

Según ha podido comprobar Efe, al CETI ha llegado en un primer momento un grupo compuesto por unas doce personas, entre ellas una que presentaba una herida en la pierna, pero a los pocos minutos otro grupo de medio centenar de inmigrantes se ha personado en el centro.

La mayoría de los que han accedido a la ciudad proceden de Mali, aunque hay también algunos de Guinea Conakry.

A las puertas del CETI, algunos de los inmigrantes se han descalzado los zapatos dotados con tornillos con los que tratan de sortear la malla antitrepa.

También han entregado a los vigilantes de seguridad del centro los garfios caseros con los que se ayudan para escalar por esta malla.

El puesto fronterizo de Barrio Chino se encuentra cerrado debido al dispositivo de seguridad que hay en la zona, a la espera de que los inmigrantes encaramados desciendan de la valla para ser entregados a Marruecos.

En 2014, Melilla ha registrado alrededor de 70 intentos de entrada a través de la valla fronteriza y han sido unos 2.200 los inmigrantes que han conseguido acceder a la ciudad autónoma saltando la doble verja de seis metros.

La de hoy es la mayor entrada subsaharianos que se produce por la valla desde que se concluyó la instalación de la malla antritrepa.