Jueves, 04 septiembre 2014 | 19:43h.

Los líderes de la OTAN reiteran disposición de desplegar nueva misión si Kabul firma acuerdos necesarios

Los líderes de la OTAN reiteran disposición de desplegar nueva misión si Kabul firma acuerdos necesarios

Se comprometen a ayudar a financiar a las fuerzas afganas hasta finales de 2017

LONDRES, 4 (EUROPA PRESS)

Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN y los países socios que contribuyen a la actual Fuerza Internacional a la Asistencia de la Seguridad afgana (ISAF) han reiterado que siguen dispuestos a “continuar entrenando y asistiendo” a las fuerzas de seguridad afganas a través de una nueva misión de entrenamiento pero que ya no será “de combate”, después de 2014, siempre y cuando el nuevo Gobierno afgano firme los acuerdos de seguridad necesarios con Estados Unidos y la OTAN en el primer día de la cumbre de la Alianza en la localidad galesa de Newport en Reino Unido.

“El establecimiento de la misión está condicionada a la firma del Acuerdo de Seguridad Bilateral entre Estados Unidos y Afganistán y el acuerdo del Estatus de la Fuerza entre la OTAN y Afganistán”, han subrayado los líderes en su declaración sobre Afganistán, en la que insisten en que la nueva misión de entrenamiento, asistencia y asesoramiento bautizada ‘Resolute Support’, debe contar “con una base legal adecuada” y debe ser apoyada “idealmente” por una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, en consultación con el Gobierno afgano.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha apelado a los dos candidatos presidenciales, el exministro de Exteriores Abdulá Abdulá y al economista Ashraf Ghazni, que se han proclamado vencedores de los comicios a “trabajar juntos” para llegar a un acuerdo “aceptable para el pueblo afgano” que refleje su voluntad y concluyan “los acuerdos de seguridad necesarios lo antes posible” como han dicho que harán.

Rasmussen ha confirmado que ambos candidatos han enviado “un mensaje” a los líderes en la cumbre “indicando que harán todo lo que puedan para llegar a un acuerdo político”, algo que saludarán “calurosamente” ante la necesidad de completar “rápidamente” el proceso electoral y tras recalcar la “gran flexibilidad” de las autoridades militares para planificar la nueva misión pese a la incertidumbre. “El tiempo apremia. Cuando antes tengamos el marco legal en su sitio mejor”, ha recalcado el danés, insistiendo en que “sin la firma, no puede haber misión”.

Los aliados y socios han contribuido a formar a más de 350.000 soldados y policías afganos en más de diez años de misión. Rasmussen ha asegurado que confían en que las fuerzas afganas “podrán asumir la plena responsabilidad” de la seguridad en el país a finales de 2014 cuando concluirá la actual misión de combate internacional y después de llevar el peso de las operaciones de combate en el país desde hace más de un año las propias fuerzas afganas.

LA NUEVA MISIÓN, MÁXIMO DE 12.000 MILITARES

La nueva misión contaría con “un máximo” de 12.000 soldados, el grueso de los cuáles los seguiría aportando Estados Unidos, que todavía tiene 28.900 efectivos del total de 40.000 que quedan en total, muy por debajo del pico de 139.000 con los que llegó a contar la actual operación, según fuentes aliadas, que han dejado claro que cuanto más se retrasen los acuerdos de seguridad menos se podrá hacer sobre el terreno.

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció hace tiempo su intención de dejar 9.800 efectivos en Afganistán para la nueva misión y operaciones antiterroristas, que saldrían del país a finales de 2016. Los aliados no han debatido todavía si la nueva misión de la OTAN concluiría en 2016 también, aunque sería lo más probable, según fuentes aliadas.

Rasmussen ha rechazado dar “una cifra exacta” de los efectivos con los que contará la nueva misión en todo caso porque no todos los países han confirmado su aportación a la espera de que haya un acuerdo político en Afganistán. España, que hoy cuenta con 180 soldados según las últimas cifras de la OTAN dejará un máximo de 200 o 250 efectivos en la nueva misión, según fuentes diplomáticas.

SE COMPROMETEN A AYUDAR A COSTEAR LAS FUERZAS AFGANAS HASTA 2017

Los líderes aliados y países socios han “renovado sus compromisos financieros” para ayudar a costear a las fuerzas afganas hasta finales de 2017, aunque han apelado a la implicación de la comunidad internacional en su conjunto y han dejado claro que el Gobierno afgano debe asumir como muy tarde en 2024 la financiación de sus propias fuerzas, tal y como se pactó en la cumbre de Chicago en 2012, según recoge la declaración final. Y han reclamado al Gobierno afgano que refuerce la lucha contra la corrupción.

El secretario general aliado se ha mostrado confiado en que en base a “los anuncios que hemos escuchado hoy y en vísperas de la cumbre” llegarán al objetivo de financiación pactado en la cumbre de Chicago en 2012.

Estados Unidos se comprometió a asumir el grueso de los 4.100 millones de dólares (cerca de 3.136 millones de euros) que se estima que serán necesarios para sostener unas fuerzas afganas de unos 228.500 efectivos afganos. El resto de aliados y socios aportarían 1.300 millones de dólares anuales (unos 994,2 millones de euros) y el Gobierno afgano, 500 millones de dólares (unos 382,5 millones de euros), que irían subiendo a medida que aumentarán sus ingresos.

El actual fondo fiduciario para costear al Ejército afgano cuenta con unos 400 millones de dólares en 2015 comprometidos por 27 países de la OTAN y socios, principalmente de Australia, Canadá, Alemania, Italia y Corea, según fuentes aliadas. Estados Unidos, que gestionará el fondo hasta 2017, aporta a través de su propio fondo.

Rasmussen ha saludado que el Gobierno afgano se haya comprometido a “aumentar” su propia contribución financiera para costear sus fuerzas y ha dejado claro la importancia de gestionar la ayuda de forma transparente y garantizando la rendición de cuentas. “Necesitamos saber dónde va nuestra financiación y cómo se está gastando”, ha avisado.

Los líderes se han comprometido a seguir apoyando a Afganistán para ayudar a construir un país “estable, soberano y democrático” en el que prevalezcan “el Estado de Derecho y el buen gobierno y el respeto de los Derechos Humanos para todos sean protegidos” y han subrayado la disposición de la OTAN de desarrollar un programa individual de cooperación con el país “en su momento adecuado”, al tiempo que han dejado claro que seguirán apoyando un proceso de paz “incluyente” y han hecho hincapié en que las buenas relaciones con los países vecinos “seguirá siendo esencial”.

El primer ministro británico, David Cameron, ha subrayado que han logrado reducir “sustancialmente” la amenaza terrorista en Afganistán. “La mejor manera que tenemos de rendir honor a nuestros soldados caídos es permanecer vigilantes y garantizar que capacitamos al pueblo afgano para impedir que su país una vez más se convierta en un santuario para terroristas”, ha concluido el anfitrión de la cumbre.