Lunes, 29 junio 2015 | 20:05h.

Los favores de Bancaja a dos amigos empresarios le costaron 223 millones

Los favores de Bancaja a dos amigos empresarios le costaron 223 millones

Madrid, 29 jun (EFE).- Los favores dispensados por Bancaja a dos amigos empresarios para que pudieran invertir en el Caribe mexicano han llevado hoy a la detención de su excúpula, entre ellos su expresidente José Luis Olivas, por haber causado a la entidad un perjuicio de 250 millones de dólares (223 millones de euros).

Bankia denunció a finales de 2013 operaciones de financiación al Grupo Grand Coral, ubicado en el Caribe y Baja California (México) y del que formaban parte Bancaja Habitat y Banco de Valencia, ante el Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional.

Su ahora titular, Juan Pablo González, ha ordenado hoy la detención de los que fueran sus máximos dirigentes: además de Olivas, su ex consejero delegado Domingo Parra y su ex director general Aurelio Izquierdo, así como la de los dos empresarios de Benidorm Juan Vicente Ferri y José Baldó.

En aquella denuncia, Bankia recogía un informe forensic encargado a la compañía PwC, que desvelaba que la financiación total otorgada al grupo de inversión ascendió a 597,24 millones de dólares (alrededor de 430 millones de euros), de los que se ha devuelto 134,12 millones de dólares.

A consecuencia de ello, mantiene un riesgo vivo de 467,17 millones de dólares.

Según el citado informe, la estructura del grupo se articuló en un doble nivel, de forma que utilizaba sociedades domiciliadas en Holanda para controlar otras empresas mexicanas, que son las que realizaban los proyectos inmobiliarios, consistentes en la construcción de hoteles y viviendas de lujo principalmente.

Una vez recibían la correspondiente financiación, los empresarios, imputados como el resto por apropiación indebida, administración desleal, blanqueo de capitales, corrupción entre particulares y falsedad documental, desviaron más de 130 millones de dólares a Andorra y Suiza mediante una elaborada ingeniería financiera y la interposición de sociedades instrumentales.

Con todo ello, el Banco de España cifra un quebranto de más de 250 millones de dólares -unos 223 millones de euros- para Bancaja, que junto a Caja Madrid y otras cinco entidades dieron lugar a Bankia.

De los arrestados hoy, Ferri y Baldó ya saben lo que es dormir en la cárcel, ya que en diciembre de 2013, el juez Javier Gómez Bermúdez ordenó su ingreso en prisión por desviar los beneficios de las inversiones hoteleras de la CAM -la Caja de Ahorros del Mediterráneo- en el Caribe a través de su particiada Valfensal.

Sin embargo, solo estuvieron en la cárcel tres días, el tiempo que tardaron en reunir los siete millones de fianza que el magistrado les impuso para poder recuperar su libertad.

Poco después, la Audiencia Nacional tuvo que devolver a Ferri 5,5 millones porque la Sala de lo Penal estimó que el juez había hecho una “sobrevaloración pecuniaria del riesgo de fuga” del empresario, ya que a otro de los imputados en esta pieza había fijado 1,5 millones de fianza a su ex director general Roberto López Abad por los mismos hechos.

El resto de detenidos son también viejos conocidos en este tribunal, donde Olivas está imputado en el “caso Bankia”, en el que ha tenido que afrontar una fianza solidaria de 34 millones.

Además, Izquierdo y Parra lo están en la mayoría de piezas abiertas contra la excúpula del Banco de Valencia por su gestión, que investiga el juez Santiago Pedraz.