Martes, 24 junio 2014 | 19:56h.

Los acreedores rechazan suspender el fallo pero no descartan más tiempo de diálogo

Los acreedores rechazan suspender el fallo pero no descartan más tiempo de diálogo

Nueva York, 24 jun (EFE).- Los fondos especulativos que no se acogieron a los canjes de deuda, los llamados “fondos buitre”, rechazaron hoy la petición del Estado argentino para que se suspenda el fallo del juez federal de Estados Unidos para negociar.

“Si Argentina realmente es seria en su intención de negociar una salida no hay ningún motivo para que las negociaciones no puedan terminar antes del 30 de julio”, dijo hoy a Efe Stephen Spruiell, portavoz del fondo Elliott Management, uno de los “holdouts”.

Los abogados de Argentina han pedido al juez Thomas Griesa una “medida suspensiva” de la sentencia que obliga a pagar el total de lo adeudado a los fondos especulativos antes de que llegue el próximo pago de la deuda reestructurada el 30 de junio.

Tras recordar que ese plazo representa un “periodo de gracia” de 30 días respecto al 30 de junio, fecha del próximo pago de la deuda a los bonistas que sí aceptaron el canje, el portavoz no descartó extender el calendario si las partes hacen “buenos progresos”.

“Si se acerca el 30 de julio y se han hecho buenos progresos pero hiciera falta más tiempo, y si Argentina no toma medidas para evadir sus responsabilidades (…) entonces habría motivos suficientes para seguir trabajando en un arreglo de mutuo acuerdo”, añadió.

Los llamados “fondos buitres” reclaman el pago íntegro de bonos en mora por 1.300 millones de dólares más los intereses, y desde el Gobierno argentino piden más tiempo para negociar y evitar caer en suspensión de pagos.

Los demandantes Elliott Management y Aurelius Capital Management están dispuestos a llegar a algún tipo de acuerdo sobre la suspensión del fallo si Argentina demuestra primero estar dispuesta a negociar de buena fe, según fuentes cercanas a las negociaciones.

El juez Griesa falló a favor de los fondos litigantes tenedores de deuda no reestructurada, que ahora reclaman a Argentina el pago de la deuda íntegra, que con intereses alcanza los 1.500 millones de dólares.

Dicha sentencia obliga al país suramericano a cumplir con los litigantes para evitar el embargo de los giros de dinero a los tenedores de deuda que se acogieron, con importantes quitas, a los canjes planteados por Buenos Aires en 2005 y 2010.

Griesa nombró ayer a un abogado neoyorquino especialista en litigios financieros, Daniel Pollack, para presidir las negociaciones entre Argentina y los acreedores que no entraron en esos canjes de deuda.