Islas Canarias

Las Despistadas, imagen extraída de la plataforma YouTube.

Martes, 27 febrero 2018 | 20:04h.

Lo importante es el mensaje

Itahisa Collado

El pasado 15 de febrero se celebró en Las Palmas de Gran Canaria la tercera fase del 43º Concurso de Murgas. Las Murgas son un género músico-teatral muy utilizado en carnavales por países latinoamericanos y en España, sobre todo en Canarias. En Gran Canaria se lleva celebrando el concurso desde 1977. La principal función de las Murgas en las islas, aparte del entretenimiento, es la crítica surgida desde el humor y la ironía.

En esta fase del concurso hubo una actuación, en especial, que sobresalió de lo que estamos acostumbrados a ver. Se trata de la actuación de “Las Despistadas” una murga femenina compuesta por 54 mujeres. Es su primer tema, denominado “Hay tres cosas infinitas en el mundo: el universo, la estupidez humana y el bolso de una mujer”, consiguieron impactar al parque de Santa Catalina, lugar donde actualmente se ejerce el Concurso de Murgas.

Si bien su primera canción comenzó cargada de un amplio sentido humorístico, terminó siendo toda una crítica social hacia el machismo. En su letra criticaron con dureza la transfobia y dejaron en el aire la posibilidad de obtener un DNI donde no se muestre el sexo de la persona. Sin embargo, lo más importante de su letra fue otro tema: el machismo. Entre la broma de no encontrar un teléfono móvil que suena en la magnitud del bolso, que todas llevaban en el escenario, empezaron a recordar el polémico caso de “La Manada”: en la madrugada del 7 de julio de 2016 una joven de 18 años fue presuntamente violada de forma múltiple por cinco jóvenes españoles que grabaron e hicieron fotos del acto. Un vídeo de 96 segundos fue difundido en su grupo de WhatsApp donde se encontraban los cinco supuestos culpables junto a otros participantes que esa noche no se encontrarían en el lugar de los hechos.

Ante esto “Las Despistadas” cantaron al unísono (y con gran afinación): “En los Sanfermines cometen el acto, presumen del vídeo entre amigos, ¡qué asco! Luego sólo saben decir que ella provocó y encima se les insinúo. Para ellos no fue violación”. En ese instante todas las componentes de la murga comienzan a quitarse el disfraz y se quedan única y exclusivamente en ropa interior mientras continúan la canción “Me quito la ropa y te reto a que digas que yo te provoco y ese acto consigas”.

Las Despistadas, imagen extraída de la plataforma YouTube.

Las Despistadas, imagen extraída de la plataforma YouTube.

Aunque la murga no consiguiese pasar a la final del concurso pudo conseguir otra cuestión: transmitir un mensaje. La reacción del público que estaba disfrutando de las murgas en directo pudo verificarlo. Consiguieron levantar una oleada de personas emocionadas aplaudiendo el acto que acaban de presenciar. ¿Estuvo acertado que, en un espacio público, emitiendo en directo, rompieran tantas barreras como para quedarse en ropa interior?

Surgió un pequeño debate en el momento entre personas que estaban o no de acuerdo con ello. Lo que es indudable es que supieron aprovechar el medio. El público no solo era el que estaba en el parque de Santa Catalina ese jueves 15 de febrero, ni el que estaba viendo en directo por televisión canaria el concurso. El público sigue sumando a través de plataformas gratuitas como YouTube, donde está subida su actuación completa. El mensaje no solamente era “con o sin ropa mi cuerpo no se toca sin consentimiento”. Durante toda la actuación dijeron frases referentes a la cultura machista que eran una especie de bomba para una mente que no está acostumbrada a plantearse y replantearse los problemas que da el sistema. En definitiva, “Las Despistadas” consiguieron plasmar un mensaje en el momento y el medio adecuados para que miles de personas puedan reflexionar con él.