Jueves, 12 julio 2018 | 21:58h.

Las nuevas inspecciones ITV 2018

Gorka Laizola

El pasado 20 de mayo ha entrado en vigor la nueva reglamentación que regula las actividades sobre las revisiones técnicas de los vehículos. El Real Decreto se ha promulgado para adaptarse a la Directiva Europea 2014/45/UE del 3 de abril de 2014 y homogeneizar los criterios mínimos de inspección de vehículos en los veintiocho países miembros de la Unión Europea. Los cambios se irán adaptando de forma paulatina hasta el 20 de mayo del año 2019, fecha tope para la renovación de todos los procesos.

La unificación de criterios a nivel tanto europeo como estatal entre las diferentes comunidades autónomas evitará la dispersión de criterios en la aplicación de la legislación. Las novedades más importantes tendrán repercusión en los usuarios, en la periodicidad de ciertos automóviles y en las propias estaciones de revisión ITV.

Coche

Cambios que afectan a los usuarios

A partir de esta nueva legislación es posible adelantar la ITV hasta un mes antes del vencimiento, sin que esto suponga un cambio de la fecha posterior de la renovación. Además de esto, si una inspección ha sido desfavorable el usuario ya no está obligado a volver al mismo centro. Puede realizar la segunda comprobación en otro centro autorizado si lo desea.

Según la AECA-ITV, Asociación Española de Entidades Colaboradoras con la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos ITV, no están confirmadas subidas en las tasas de las inspecciones porque esto dependerá de cada uno de los centros. Aunque es cierto que el tiempo de intervención se incrementa en una media de entre diez y quince minutos por coche debido a que se aumentan los puntos de revisión y las estaciones de servicio deberán incrementar la formación de operarios y renovación de maquinarias.

Cambios que afectan a los vehículos

La periodicidad de inspección ya no depende del tipo de construcción del vehículo, definido en el campo D2 de la ficha técnica, sino de la categoría estipulada en la sección J de la dicha documentación. Esto deriva en que los vehículos con categoría N1 verán reducida su periodicidad, estarán exentos hasta 2 años, de 2 años a los 6 será bienal, de 6 a 10 será anual y más de 10 años será semestral.

El kilometraje se reflejará en las hojas de registro y es condición indispensable que este visible en el cuadro de instrumentos y que no haya evidencias de manipulación. Las fabricaciones posteriores a 2011 con homologación euro5 o superior se someterán a la prueba de diagnóstico de anticontaminación de forma obligatoria.

La consideración de vehículo clásico pasa de veinticinco a treinta años.
Los vehículos importados no necesitan volver a realizar una inspección en España si tiene en vigor una ITV de un país comunitario. Los vehículos de alquiler pasan a realizar la revisión cada cuatro años en lugar de dos como hasta hora. Esto se debe a la baja incidencia de anomalías en las inspecciones del parque de “rent a car”, registradas en los últimos diez años.

Cambios en las estaciones de revisión

Los trabajadores de estos centros deberán estar en posesión como mínimo de la titulación de electromecánico de vehículos o equivalentes. Deberán estar equipadas con herramientas que se comuniquen con los sistemas OBD, “on board diagnosis”, para poder chequear anomalías en ABS, AIRBAG,ESP, anticontaminación, y resto de sistemas susceptibles de manipulación y que afecten a la seguridad.

Los operadores de ITV deberán estar acreditados organismos de inspección de tercera conforme a la UNE-EN ISO/IEC 17020, lo que garantizará su independencia e imparcialidad.