Domingo, 12 marzo 2017 | 16:58h.

La salida de GM de Europa coincide con la defensa del proteccionismo de Trump

La salida de GM de Europa coincide con la defensa del proteccionismo de Trump

Washington, 12 mar (EFE).- La retirada de General Motors (GM) de Europa con la venta de su filial Opel/Vauxhall ocurre en un momento en el que el nuevo Gobierno del presidente Donald Trump critica los acuerdos de libre comercio y fomenta medidas proteccionistas.

La venta de Opel/Vauxhall se produce pocas semanas después de la entrada en la Casa Blanca de Trump, lo que para algunos no se trata de ninguna coincidencia.

No en vano, la venta de su filial europea ya fue considerada seriamente en 2009, cuando General Motors se declaró en suspensión de pagos, como forma de evitar la desaparición de la compañía en medio de la gran crisis financiera que azotó Estados Unidos.

Para resucitar y recibir decenas de miles de millones de dólares de ayudas públicas, GM se desprendió de cuatro marcas (Pontiac, Saturn, Hummer y Saab). Pero decidió mantener Opel/Vauxhall.

Y a pesar de que Opel no ha reportado beneficios para GM desde el año 2000, el fabricante estadounidense ha mantenido la compañía germana, y su hermana británica Vauxhall, hasta ahora.

La razón oficial de que GM haya decidido aceptar la oferta de PSA por Opel/Vauxhall fue explicada durante la conferencia telefónica que los directivos de General Motors mantuvieron con analistas financieros el mismo día que se anunció el acuerdo con el grupo francés.

Mary Barra, la consejera delegada de GM, y Dan Ammann, el presidente del consejo de administración la empresa, repitieron que era el momento “adecuado” para la venta porque no consideran que el mercado europeo, el mayor del mundo, sea lo suficientemente atractivo.

Los directivos de GM explicaron que, por ejemplo, el “brexit” ha hecho que Opel/Vauxhall perdiese centenares de millones de dólares en 2016, en vez de ganar dinero, tal y como estaba previsto.

Y añadieron de forma críptica que preven que otros “eventos geopolíticos sigan impactando el comercio en la región”.

¿Qué eventos geopolíticos prevé GM que impactarán a Europa en los próximos años? ¿La posibilidad de que otros países sigan el ejemplo del Reino Unido y decidan desengancharse de la Unión Europea?

Los directivos de GM no ofrecieron más detalles sobre qué ven en el futuro de Europa.

Pero la destacada presencia de la consejera delegada de GM, Mary Barra, en el Foro de Estrategia y Política de Trump, el grupo de 19 líderes económicos estadounidense que asesora al presidente en temas económicos, no es considerada un accidente entre los expertos.

El otro aspecto de la venta de Opel que tampoco ha escapado a los analistas, y que GM destacó, es que proporciona al fabricante de forma instantánea liquidez, 2.000 millones de dólares (1.872 millones de euros) , al reducir sus necesidades de balance de caja.

Menos necesidades de efectivo ofrecen a GM más libertad en caso de hipotéticas dificultades en el futuro.

El domingo, el presidente del foro, Stephen Schwarzman, el poderoso inversor que controla Blackston Group, uno de los mayores fondos de inversiones del mundo, explicó en CNN que Trump creó la reunión para que le digan “qué está pasando en el mundo”.

La comunicación no es unidireccional. Los 19 integrantes del foro, del que también forma parte el creador de Tesla, Elon Musk, tienen un acceso privilegiado al magnate y sus ideas de gobierno.

Por ello no ha pasado desapercibido que la decisión de GM de desconectarse de Europa coincida con la llegada a la Casa Blanca de un presidente que está dispuesto a retirar a Estados Unidos de muchos foros internacionales.

Como recientemente señaló un veterano comentarista del sector del automóviles en “Automotive News”, “hoy GM está intentado resolver sus problemas y mejorar sus resultados desenganchándose lentamente del mundo”, una frase que para muchos resume a la perfección la esencia de las políticas de Donald Trump.