Miércoles, 18 junio 2014 | 20:45h.

La operación de rescate israelí se amplia y apunta a la infraestructura de Hamás

La operación de rescate israelí se amplia y apunta a la infraestructura de Hamás

Jerusalén, 18 jun (EFE).- Las fuerzas de seguridad israelíes han ampliado el operativo de búsqueda de los tres jóvenes secuestrados el pasado jueves cerca de Hebrón, con el objetivo declarado de destruir la infraestructura civil y de propaganda del movimiento islamista Hamás en la Cisjordania ocupada.

Unidades de combate del Ejército, miembros de la Policía y la guardia de fronteras, agentes secretos -tanto israelíes como palestinos- y aviones no pilotados participan en la operación, durante la que han sido detenidos casi 250 palestinos, en su gran mayoría adscritos a Hamás.

“Estamos en medio de una operación a gran escala que aún incluirá muchas acciones contra los terroristas que atacan, asesinan y secuestran a ciudadanos israelíes y quieren destruir el Estado de Israel”, dijo hoy el primer ministro, Benjamín Netanyahu.

Israel “lucha contra el terrorismo y Hamás seguirá pagando un alto precio por secuestrar a Eyal, Guilad y Naftalí, los tres jóvenes que trataban de regresar a casa” cuando desaparecieron, añadió Netanyahu en una conferencia internacional en Jerusalén.

“Hay dos esfuerzos en paralelo. Por un lado, la búsqueda de los chicos y, por otro, una acción contra Hamas”, declaró hoy el portavoz del Ejército, Peter Lenner, que concretó que se pretende “destruir la infraestructura” de la organización en Cisjordania.

Los tres estudiantes, dos de 16 años y uno de 19, desaparecieron la noche del jueves en un cruce de caminos entre la ciudad de Hebrón y el complejo de colonias de Gush Etzion.

Algunos grupos del entorno yihadista han asumido la acción, pero Israel no ha dado credibilidad a sus reivindicaciones e insiste en que es obra de Hamás, además de censurar a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) por haber formado a principios de mes un Gobierno de unidad con el apoyo de ese movimiento islamista.

En las primeras horas tras la desaparición, fueron arrestados dos responsables de Hamás: Hasan Yousef, antiguo portavoz del grupo y al que se considera uno de sus líderes espirituales, y Aziz Dweik, presidente del Consejo Legislativo Palestino (Parlamento).

Dweik ya había sido detenido con anterioridad en una incursión en su vivienda en 2006 y liberado en 2009, y pasó otro periodo de seis meses en una prisión israelí el año pasado.

Este martes, el objetivo de la operación israelí fueron 51 ex presidiarios del movimiento liberados durante el intercambio por el soldado Gilad Shalit, en 2011, y también parte de su aparato de propaganda en Cisjordania.

Fuerzas israelíes entraron en los estudios de la radio de Hamás y en otros edificios administrativos, donde se apropiaron de numerosos ordenadores, material informático y otro tipo de documentación.

“Esta noche se ha detenido a más de 65 personas, 51 de ellas ex presos liberados en un intercambio, lo que eleva a más de 240 los arrestados desde el inicio de la operación”, el pasado viernes, informó Lenner.

Además, los registros a domicilios -más de 800 según cifras del portavoz militar- se extendieron hoy a otras grandes ciudades de la Cisjordania ocupada como Jenín, Nablus e incluso a Ramala, sede del Gobierno palestino.

Patrullas recorren las carreteras, donde no solo registran autos de civiles palestinos, sino que también interrogan a los periodistas, en un operación que muchos palestinos consideran “un castigo colectivo”.

El presidente de la ANP, Mahmud Abas, que ha condenado el secuestro de los muchachos, aseguró hoy que quienes lo han perpetrado pretenden destruir a los palestinos.

“Los buscaremos para devolverlos, porque quienes los capturaron desean destruirnos. Pediremos cuentas a los secuestradores”, subrayó Abás en la inauguración de la reunión de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) en la ciudad saudí de Yeda.

Abás descartó la posibilidad de una reacción violenta en respuesta al operativo del Ejército israelí, pero insistió en la necesidad de atajar políticas que contribuyen a incrementar la tensión, como la judeización de Jerusalén y el desarrollo de las colonias.

“Los países miembros de la OCI, ya sea unidos o individualmente, pueden hacer mucho a favor de Jerusalén Este en esta oscura y grave etapa de su historia bajo la ocupación israelí”, demandó el presidente palestino.