Valerio, Sergio Castellanos, en una escena de La Peste | Movistar+

Martes, 17 abril 2018 | 2:50h.

La maldición de la peste negra

Un mundo gobernado por la férrea mano de la inquisición, el comercio y la superstición de un pueblo ignorante, hambriento y oprimido.

José Vicente Astorga
Sevilla, finales del siglo XVI.

La ciudad puerto fluvial, que se levanta a orillas del Guadalquivir –cuya riqueza en oro podría construir un puente hasta el Nuevo Mundo–, está sumida en la decadencia y pobreza. El cabildo no cuenta con los fondos para luchar contra la naciente amenaza que se cierne sobre todo el pueblo y que atribuyen despectivamente a los moros: la peste.

Mateo y Valerio entre mercaderes, Sevilla Siglo XVI | Movistar+

Mateo y Valerio entre mercaderes, Sevilla Siglo XVI | Movistar+

La pobreza hiede y atenta contra el olfato entre el aleteo omnipresente de las moscas, una parte fundamental de la ambientación de una Sevilla gobernada por hidalgos, mercaderes, vendedores, pícaros, mendigos, rateros, prostitutas y sodomitas, en su mayoría con los recursos para comprar los servicios de los jóvenes sanos, como si estos fuera mercancía transable por unos cuantos maravedíes. La ciudad está herida por la miseria espiritual y económica, mientras la iglesia, el cabildo y los comerciantes ostentan el poder.

«Solo la verdad salvará al hombre».
Mateo Núñez, La peste

Esa es la visión que narra La peste –la ambiciosa apuesta de Movistar+ para luchar contra HBO y Netflix–, original de Alberto Rodríguez y Rafael Cobos, que en seis episodios sumerge al espectador en la Sevilla ficticia del siglo XVI, con cuidados decorados, vestimentas y maquillaje, cuerpos sudorosos y sucios, donde prima la opresiva atmósfera en un casi constante claroscuro tenebrista, como si la ciudad fuera creada por la espátula de Diego Velázquez o Caravaggio, apoyada en las contundentes caracterizaciones de Pablo Molinero, Paco León y un joven Sergio Castellanos, cuya actuación es comparable a la de sus consagrados compañeros y al resto del elenco.

Según cuentan los propios realizadores, la documentación histórica es fiel a la realidad, gira en torno al azote más virulento de la enfermedad que sufrió Sevilla en 1649, pero trasladado hacia fines del siglo, la historia se centra en los personajes y en el relato de suspense o thriller de asesinatos en serie que mueven toda la trama y hacen bucear al espectador en un capítulo de CSI de la era del descubrimiento científico.

La Sevilla del relato es una ciudad llena de intrigas bajo la sombra de la Santa Inquisición y de la peste negra, que está comenzando a diezmar a la población a diestra y siniestra, sin hacer distinción entre ricos y pobres. Se suma a este festín de muerte, el cadáver de un anciano semidesnudo hacia el final del primer acto aristotélico en que está dividida la serie –un episodio para el primer acto, cuatro para el segundo y uno para el tercero y cierre– y que será parte fundamental en el cambio de rumbo de acción de uno de los personajes principales y de la serie misma.

Valerio, Sergio Castellanos, en una escena de La Peste | Movistar+

Valerio, Sergio Castellanos, en una escena de La Peste | Movistar+

La realización no escatima en esfuerzos y presupuesto, 10 millones de euros para los seis episodios, y nada que envidiar a Los pilares de la Tierra, de Kent Follet, producida para la televisión por Ridley Scott, o La catedral del mar, la novela de Ildefonso Falcones serializada y producida por Atresmedia Series para el prime time de Antena 3 y que aún no ha visto la luz

A pesar de que en ambas obras se han decantado por una detallista y pulcra revitalización del contexto histórico y las intrigas de la época, en La peste se intenta que tanto los personajes y el desarrollo de la trama vayan de la mano y no se interfieran entre sí, ya que los personajes deben ir evolucionando en su iniciación conforme a cómo se van presentando los hechos, tal y como informan sus propios autores. Asimismo, la gracia y virtud de la obra de los sevillanos –ganadores del Goya por La isla mínima y El hombre de las mil caras– es su originalidad y cuidado en los detalles de la época, pese a que Movistar+ ha tenido que desmentir acusaciones de plagio.

Por otro lado, tal como publica la revista Variety, el primer episodio de La Peste superó en un 40 % de audiencia al estreno de la séptima temporada de Juego de tronos –aunque no especifica a cuántos espectadores se refiere esa audiencia–, lo cual pone una vara alta para La catedral del mar, que se espera llegue a la pequeña pantalla a mediados o fines de 2018. Sin embargo, no se ha dado una fecha oficial de estreno, como cuenta Sonia Martínez, directora de ficción de Atresmedia, a Noticias de Navarra.

Movistar+, en clara apuesta por la supremacía, ha renovado La Peste por una segunda temporada para 2019, por lo que habrá que esperar para ver quién sale victorioso de esta guerra de la televisión de pago y si la maldición de la peste negra aniquila a su competencia y se gana el favor de la audiencia española.

Ficha técnica Título: La peste.
País: España.
Año: 2018.
Duración: 50 min cada episodio.
Temporadas: una de seis capítulos.
Género: Thriller, drama histórico.
Creador: Alberto Rodríguez y Rafael Cobos.
Calificación: 16 años.
Reparto: Pablo Molinero, Sergio Castellanos, Paco León, Manuel Solo, Patricia López Arnaiz y Cecilia Gómez.
Web: http://lapeste.movistarplus.es/