Viernes, 30 enero 2015 | 13:06h.

La inflación en la zona del euro fue negativa con un -0,6 % en enero, la tasa más baja desde julio de 2009

La inflación en la zona del euro fue negativa con un -0,6 % en enero, la tasa más baja desde julio de 2009

Bruselas, 30 ene (EFE).- La tasa interanual de inflación fue de nuevo negativa en enero en la zona del euro, con un -0,6 %, el índice más bajo desde julio de 2009, según el dato adelantado publicado hoy por la agencia comunitaria de estadística, Eurostat.

En diciembre pasado la tasa se había vuelto por primera vez negativa desde octubre de 2009, con un -0,2 %.

En enero de 2013 la tasa interanual de inflación se situaba todavía en el 0,8 %.

La tasa negativa registrada en enero es el resultado de la caída en los precios de la energía (un -8,9 % frente al descenso del 6,3 % en diciembre), explicó Eurostat en un comunicado.

La agencia comunitaria de estadística también calcula para enero una caída de los precios de los alimentos, el alcohol y el tabaco (un -0,1 % comparado con un 0 % en diciembre) y en los bienes industriales no energéticos (un -0,1 % frente a un 0 % un mes antes).

El único aumento se produce en los servicios (un 1,0 % frente al 1,2 % en diciembre).

Si se excluye la energía, la inflación interanual fue del 0,4 % en enero, dos décimas menos que el mes anterior.

Si se descuenta la energía y los alimentos no procesados, la tasa se situó en el 0,5 %, dos décimas menos, y si no se cuenta la energía, los alimentos, el alcohol y el tabaco, la tasa fue del 0,6 %, una décima menos que en el mes precedente.

La portavoz comunitaria de Empleo, Crecimiento, Inversión, Unión Económica y Monetaria y Semestre Europeo, Annika Breidthardt, reiteró en la rueda de prensa diaria de la Comisión Europea (CE) que no considera que se pueda hablar de deflación en la eurozona.

“La inflación subyacente, que consideramos una medida mejor para las presiones (…) sobre los precios, permanece todavía positiva”, recalcó.

La portavoz subrayó que la caída en la inflación en enero se debe a “factores externos”, tales como “unos precios más bajos del crudo y de los alimentos que apoyan los ingresos disponibles”.

“Por ello no es algo que la CE considere deflación. Ello requeriría una caída de los niveles de los precios amplia, es decir entre países, sectores y categorías y que sea autoperpetuante”, señaló Breidthardt.

La CE publicará el próximo 5 de febrero sus previsiones macroeconómicas de invierno, en el que incluye varios indicadores, entre ellos la inflación.