Lunes, 24 noviembre 2014 | 23:20h.

La Casa Blanca insiste en que nuevas sanciones a Irán serían contraproducentes

La Casa Blanca insiste en que nuevas sanciones a Irán serían contraproducentes

Washington, 24 nov (EFE).- La Casa Blanca insistió hoy en que sería “contraproducente” imponer nuevas sanciones a Irán mientras continúan las negociaciones con las potencias de Grupo 5+1 sobre su programa nuclear, que debían concluir este lunes con un acuerdo pero finalmente proseguirán hasta el próximo 30 de junio.

“Seguimos creyendo que añadir sanciones mientras las negociaciones están en marcha sería contraproducente”, explicó en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

El portavoz del presidente, Barack Obama, respondió así a un grupo de senadores republicanos que argumentan que la extensión de las negociaciones, anunciada hoy en Viena, “debería ir acompañada de un aumento de las sanciones”.

En un comunicado, los senadores republicanos John McCain, Lindsey Graham y Kelly Ayotte exigen, además, que “cualquier acuerdo final entre Estados Unidos e Irán sea enviado al Congreso (estadounidense) para su aprobación”.

Hasta ahora, la Casa Blanca ha presionado al Congreso para que evite cualquier voto sobre sanciones a Irán o sobre las negociaciones, ante el temor de que, en consecuencia, Teherán pueda abandonar el diálogo.

El Gobierno de Obama argumenta que, en caso de que Irán rompiera su compromiso con el G 5+1 o las negociaciones para un acuerdo fracasaran, el Congreso estadounidense tendría la capacidad de actuar muy rápidamente para imponer nuevas sanciones a Teherán.

Desde el pasado martes, China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia más Alemania, que integran el G 5+1, han dialogado sin pausa en Viena con Irán en la última ronda de un proceso negociador que arrancó hace un año y que tenía hoy su fecha de caducidad.

“En los últimos días hemos hecho progresos sustanciales con nuevas ideas. Por eso hemos extendido las conversaciones por siete meses, con el objetivo de alcanzar un acuerdo político en cuatro meses”, anunció el secretario de Estado de EEUU, John Kerry.

A día de hoy “Irán ha parado el progreso de su programa nuclear y ha dado marcha atrás por primera vez en una década”, agregó el jefe de la diplomacia estadounidense.

La ampliación de la negociación tendrá una primera parada dentro de cuatro meses, en marzo, cuando debe estar listo un acuerdo político cuya aplicación práctica se vaya concretando hasta el 30 de junio.