Domingo, 04 enero 2015 | 15:08h.

La apuesta valiente de Jémez da resultados en Getafe

La apuesta valiente de Jémez da resultados en Getafe

Getafe (Madrid), 4 ene (EFE).- El Rayo se llevó la victoria de Getafe con un esquema táctico revolucionario en el que volvió a sorprender una defensa de tres jugadores y en el que, entre otras novedades, estuvo la presencia en el once del portero Toño y el central senegalés Abdoulaye Ba, ambos apartados un tiempo del grupo por indisciplina.

En la línea de los últimos partidos, en los que Paco Jémez modificó su once titular en busca de aire fresco y nuevas prestaciones para su equipo, el duelo ante el Getafe no fue una excepción.

Respecto al último encuentro liguero ante el Espanyol, calificado como decepcionante dentro del club por la derrota sufrida (1-3), Jémez optó por realizar tres cambios de jugadores sin tocar un esquema basado en una línea de tres defensas que ya en su día fue tachado de valiente por unos y de temerario por otros.

Los dos cambios más llamativos realizados para enfrentarse al Getafe fueron la presencia en el once del portero alicantino Toño Martínez y del central senegalés Abdoulaye Ba, ambos foco mediático por asuntos extradeportivos en las últimas semanas.

En el caso de Toño, esta misma semana se incorporó a la dinámica del grupo después de quince días apartado por un caso de indisciplina interna, mientras que en el de Abdoulaye se llegó incluso a plantear su salida del club después de sus reiteradas “muestras de impuntualidad”, según dijo en su momento Paco Jémez.

Perdonados y con sus respectivos castigos cumplidos volvieron a gozar de la confianza de Jémez, que los alineó para un partido especialmente comprometido de su equipo, que llegó a Getafe tras cinco partidos consecutivos sin conocer la victoria, tres de Liga y dos de Copa del Rey.

Abdoulaye lideró la defensa del Rayo, que volvió a ser de tres hombres y sin mucha posibilidad de cambio, puesto que los otros dos centrales disponibles del equipo, el valenciano Jorge Morcillo y el madrileño Antonio Amaya, no habían sido convocados.

El senegalés cumplió con eficacia a lo largo de todo el partido, aunque en el único error importante que tuvo a los 19 minutos a punto estuvo de condenar a su equipo con un mal despeje que dejó en bandeja el balón a Álvaro Vázquez.

El otro aspecto revolucionario en el esquema de Jémez fue su apuesta para la medular al poner sobre el césped, al mismo tiempo, a Raúl Baena, Roberto Trashorras y Jozabed Sánchez.

De los tres el que más destacó fue Jozabed, que volvió a dejar destellos de calidad, suplió su falta de oficio con desparpajo y volvió a demostrar que de seguir su progresión pronto liderará al Rayo como relevo natural de Trashorras, algo que esperan en el club para el futuro.

El sevillano, además, volvió a ser determinante con su gol ante el Getafe, el primero en la máxima categoría y el segundo en partido oficial, después del marcado ante el Valencia, en Copa del Rey.

Sin embargo, el partido realizado por Jozabed quedó eclipsado por la actuación del joven extremo zurdo catalán Alex Moreno, auténtico motor de su equipo en el apartado ofensivo y que sirvió dos balones en bandeja que Leo Baptistao, de cabeza, mandó fuera.

Con el marcador a favor después del segundo gol del Rayo, obra de Raúl Baena, que se estrenó con la camiseta franjirroja y no marcaba desde el 18 de enero de 2013, aún en las filas del Espanyol, Paco Jémez esta vez sí aprendió la lección que falló otras veces y, con el partido encarrilado, intentó asegurarlo.

Para ello retiró al delantero Alberto Bueno y dio entrada al defensor Quini con el objetivo de poner una zaga de cuatro hombres, evitar riesgos y tratar de marcar los tiempos del partido.

Al final, la apuesta por el juego ofensivo con un planteamiento atrevido dio sus frutos y el Rayo obtuvo una victoria que, con similares prestaciones, no logró en los últimos partidos.