Viernes, 02 junio 2017 | 21:20h.

El TSJC investigará a Gordó por el 3 % y ERC y PDeCAT presionan para que dimita

El TSJC investigará a Gordó por el 3 % y ERC y PDeCAT presionan para que dimita

Barcelona, 2 jun (EFE).- El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña investigará al exconseller Germà Gordó por tráfico de influencias, prevaricación, malversación de fondos y otros asuntos vinculados al caso del 3 %, lo que ha llevado a ERC y a la dirección de su partido (PDeCAT) a exigir que renuncie a su acta en el Parlament.

Hombre de confianza del expresidente catalán Artur Mas, Gordó fue gerente de CDC (2004-2011), secretario del Govern (2010-2012), conseller de Justicia (2012-2016) y consejero de la empresa pública Infraestructures de la Generalitat de Catalunya (GISA), con lo que tuvo responsabilidades organizativas y económicas, según expone el auto judicial.

El anuncio del TSJC, que lo investigará en calidad de aforado por tráfico de influencias, prevaricación, malversación de fondos público y otros asuntos vinculados al caso del 3 %, ha desencadenado una batería de peticiones de dimisión de Gordó, actualmente diputado de Junts pel Sí (PDeCAT y ERC) y presidente de la Comisión de Justicia del Parlament.

Ante la presión, el exconseller ha anunciado, a través de un comunicado emitido por el PDeCAT, que abandona la presidencia de la Comisión de Justicia del Parlament, sin dejar, no obstante, el acta de diputado.

Un movimiento que no ha satisfecho ni a la coordinadora general de su propio partido, Marta Pascal, que le ha lanzado a través de Twitter una invitación para que entregue el acta de diputado.

Pascal ha recordado que Mas “dio un paso al lado pensando en el proyecto común” cuando renunció a revalidar la Presidencia de la Generalitat y ha añadido: “A veces dar pasos al lado sirve para avanzar y demuestra generosidad”.

Al mismo tiempo, ERC se ha sumado a una petición previa de su organización juvenil (JERC) y ha exigido en un comunicado al exconseller de Justicia que renuncie a su escaño en el Parlament, ya que JxSí no se puede permitir “ni una sombra de sospecha”, máxime con el proceso soberanista en marcha.

Desde la oposición, el portavoz de Ciudadanos en el Parlament, Carlos Carrizosa, ha considerado que Gordó debería dimitir tan pronto como sea citado a declarar en calidad de investigado por el TSJC.

El PSC ha pedido al exgerente de CDC que “dé explicaciones” públicas sobre su imputación en el caso del 3 %, sin exigirle formalmente su dimisión.

En la misma línea, el portavoz de Catalunya Sí Que Es Pot, Joan Coscubiela, le ha exigido que “asuma sus responsabilidades”, sin pedir su dimisión como diputado, porque prefiere esperar a sus explicaciones.

En cambio, el diputado del mismo grupo y secretario general de Podem, Albano-Dante Fachin, sí que ha pedido en Twitter “acciones contundentes” y la “dimisión” de Gordó.

El PPC, partidario de que Gordó abandonara la presidencia de la Comisión de Justicia, ha emplazado al PDeCAT a “tomar las medidas oportunas para erradicar la corrupción”.

También Demòcrates de Catalunya, integrados en JxSí, ha pedido a Gordó que deje el escaño para “preservar el proceso democrático y de compromiso con la regeneración política que vive Cataluña”.