Viernes, 21 octubre 2016 | 20:25h.

El Rey reclama unidad en la lucha contra el cambio climático

El Rey reclama unidad en la lucha contra el cambio climático

Oviedo, 21 oct (EFE).- El Rey Felipe VI ha destacado hoy que “la unidad a escala global” en la lucha contra el cambio climático es “imprescindible” porque el aumento de la temperatura del planeta, y los gravísimos problemas que acarrea “necesitan de una solución urgente y consensuada, que no puede ser unilateral”.

Don Felipe se ha expresado así durante la entrega de los Premios Princesa de Asturias en el Teatro Campoamor tras entregar los ocho galardones que se conceden anualmente, entre ellos el de Cooperación Internacional concedido a la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Acuerdo de París, recibido por su secretaria ejecutiva, Patricia Espinosa.

Así, ha señalado que el “histórico” acuerdo de la ONU para estabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero es “el comienzo de la unidad a escala global que es imprescindible para contener el aumento de la temperatura de la Tierra”.

A su juicio, la Convención Marco y el Acuerdo de París son la clave de ese compromiso mundial, “que es emocional y moral, pero que también tiene que ser tecnológico, científico, económico y político” y que triunfe “el desarrollo sostenible, la reducción definitiva de emisiones contaminantes y el uso de energías renovables”.

Don Felipe ha hecho también una semblanza del resto de premiados con los otros siete galardones a los que se ha referido en los siguientes términos:

– Núria Espert (Artes): “Una de las más grandes actrices españolas que encarna la fuerza y la belleza del teatro y que representa no sólo la mejor herencia de nuestra escena, sino también la de tantos textos y representaciones de dramaturgos de todo el mundo y de todas las épocas”.

– James Nachtwey (Comunicación y Humanidades): “..la nobleza de su trabajo, y la grandeza de su entrega a los seres humanos más desgraciados, a tantas víctimas de genocidios, desastres naturales, de guerras, hambrunas, enfermedades; a tantas víctimas del odio, la violencia y la injusticia. Su visión de lo que sucede a su alrededor nunca es superficial, ni irónica, ni débil, ni falsa. Es -antes bien- profunda, solidaria, comprometida y crudamente real”.

– Mary Beard, (Ciencias Sociales): “Trabaja convencida de que con su esfuerzo divulgativo nos ayudará a entender mejor el mundo y su pasado para así aprender quizás a modelar un mejor futuro. En la senda de los más grandes historiadores, reconstruye el pasado para entregárnoslo explicado y comprensible y, de este modo, enseñarnos a derribar para siempre prejuicios, tabúes y errores que han influido negativamente en la construcción de nuestras sociedades”.

– Hugh Herr (Investigación Científica y Técnica): “La principal motivación de Herr, su propia discapacidad, es un síntoma de la magnitud de su empeño, de cómo, con valentía y constancia, ha logrado lo que hasta hace pocos años parecía un deseo irrealizable o pura ciencia ficción. Esa voluntad, sus resultados ya reales y los que él y todos nosotros podemos y queremos imaginar, sin duda nos asombran y nos llenan de emoción”.

– Javier Gómez Noya (Deportes): “Un verdadero modelo para todos aquellos que quieren llegar a lo más alto en un deporte y un símbolo de lo que alcanzamos cuando nuestras sanas ambiciones se construyen con fortaleza y con ilusión. Con ese espíritu positivo envidiable -que siempre demuestra y le ayuda a superar incluso lesiones como la que le ha impedido acudir a los Juegos Olímpicos de Río-, es un símbolo de los mejores valores del deporte y un verdadero orgullo para sus raíces gallegas y para toda España”.

– Richard Ford, (Letras): “Sus obras destilan esa pureza, esa honradez, y esa grandeza porque Ford escribe de lo que mejor conoce y de lo que siente, con una mirada que, de forma exhaustiva y penetrante, disecciona pasiones, sentimientos, reacciones, angustias, fracasos y éxitos; consiguiendo de ese modo representar fielmente -y dignificar, como es su objetivo- a los seres humanos”.

– Aldeas Infantiles (Concordia): “Su labor nos produce de inmediato unos sentimientos de emoción y gratitud muy profundos. La Humanidad no estará completamente a salvo mientras no comprendamos que proteger, atender y educar a la infancia es una prioridad. Aldeas Infantiles nos lo recuerda a diario, con su labor sacrificada, infatigable y entregada”.