Jueves, 10 septiembre 2015 | 11:45h.

El precio de los alimentos acelera la inflación china hasta el 2 % en agosto

El precio de los alimentos acelera la inflación china hasta el 2 % en agosto

Pekín, 10 sep (EFE).- La inflación china se aceleró en agosto hasta el 2 % interanual, aunque más por el precio de los alimentos -sobre todo la carne de cerdo- que por un repunte de la actividad económica, lo que sigue dejando un amplio margen al Gobierno para aprobar nuevas medidas de estímulo.

Según datos publicados este jueves por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), se trata del mayor aumento de la inflación en los últimos trece meses, y es más alta que el 1,9 % anticipado por los mercados.

Al situarse aún muy por debajo del objetivo de Pekín de mantener la inflación en alrededor del 3 % en 2015, continúa dando margen al Ejecutivo chino para aprobar medidas de estímulo económico, en línea con la intención manifestada por las autoridades.

En términos mensuales, el IPC subió un 0,5 % en agosto, debido sobre todo al incremento de los alimentos, especialmente la carne de cerdo y las verduras, añadió la ONE.

Como resultado de un déficit en el suministro, el precio del cerdo contribuyó 0,6 puntos porcentuales a la cifra total de la inflación.

Excluyendo los precios de los alimentos, que se incrementaron un 3,7 % interanual en agosto, la inflación se mantuvo en un estable 1,1 %, de forma que la devaluación del yuan que decretó el Banco Popular chino el mes pasado no parece haber logrado realmente subir los precios.

El precio de la carne de cerdo también motivo la aceleración de la tasa de inflación del pasado julio, cuando se situó en el 1,6 % (desde el 1,4 % del mes anterior).

Los datos divulgados hoy muestran que continúa el declive del índice de precios de producción (IPP), que indica la inflación en el sector mayorista, y que cayó un 5,9 % interanual en agosto.

Esta cifra es peor que el descenso del 5,5 % previsto por los mercados, es también la mayor caída del IPP en seis años y el mes número 42 en el que este índice baja de manera consecutiva.

Algunos analistas consideran que la caída continuada de los precios de producción refleja también el declive del mercado inmobiliario chino, después de llevar tiempo sobreabastecido de materiales utilizados para la construcción.

Los precios de la vivienda han bajada de forma consecutiva en los últimos doce meses, y ahora parecen estabilizarse en las principales ciudades del país asiático.

De momento, las cifras de la inflación dan margen al Gobierno para continuar impulsando medidas de estímulo que estabilicen a la segunda economía mundial, con un objetivo oficial de crecimiento del 7 % para este año.

El primer ministro chino, Li Keqiang, aseguró hoy que la economía de la potencia asiática “es estable y marcha en una dirección positiva a pesar de la moderación del crecimiento”, durante un discurso ante el plenario del Foro Económico Mundial de verano, que se celebra en la ciudad china de Dalian (noreste).

Li también adelantó que habrá nuevas reformas estructurales para continuar esta tendencia, y que el país tiene la “capacidad de lograr todos los objetivos principales de su plan de desarrollo económico para este año”.

China, dijo, “vive una transición de un modelo de crecimiento que dependía en exceso de la inversión a uno que esté más enfocado hacia el consumo”.

Por su parte, la agencia de calificación Standard & Poor’s dijo hoy en que espera que la economía china vaya a un ritmo más lento en el próximo periodo “hasta alcanzar niveles sostenibles”.

Pese a que la inflación se mantiene dentro del margen previsto, algunos expertos no creen que el escenario sea tan positivo y consideran que todavía hay riesgos de deflación.

“La demanda doméstica continúa creciendo de forma lenta, y los precios de las materias primas siguen en declive. China todavía se enfrenta a un serio riesgo de deflación, por lo que se necesitan más políticas de estímulo”, asegura Qu Hongbin, economista jefe de HSBC en China, citado por la agencia oficial Xinhua.

Por su parte, Liu Ligang, economista jefe de ANZ Bank, declaró al mismo medio que las políticas de estímulo son imprescindibles para “prevenir el riesgo de caer en un círculo vicioso de ralentización del crecimiento y deflación”.

Añadió que espera que el Banco Central chino vuelva a rebajar el coeficiente de reservas obligatorias (RRR, sus siglas en inglés) 50 puntos básicos a finales de año, como ya hizo en junio para bancos comerciales que sirven en áreas rurales, agrícolas y a pequeños negocios.