Jueves, 18 diciembre 2014 | 15:00h.

El PP saca adelante la Ley de Mutuas con el apoyo de PNV y CiU

El PP saca adelante la Ley de Mutuas con el apoyo de PNV y CiU

Actualiza la FA4063 con más declaraciones.

Madrid, 18 dic (EFE).- La Ley de Mutuas, que modifica su régimen jurídico para pasar a ser entidades colaboradoras con la Seguridad Social, será aprobada definitivamente hoy en el pleno del Congreso con los votos del PP, PNV y CiU y con el rechazo del resto de la oposición.

Durante su intervención, la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha asegurado que esta Ley supone un avance en la eficiencia y modernización del sistema, facilita la gestión del día a día de las empresas y fortalece a la seguridad social, “el corazón del sistema de bienestar”.

Los grupos parlamentarios popular, PNV y CiU han mostrado su apoyo a las enmiendas introducidas en el Senado a la Ley de Mutuas, que será aprobada previsiblemente hoy y que entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Durante su debate en el pleno del Congreso, el diputado popular Eugenio Azpiroz ha destacado que esta ley es “compleja, con perfiles técnicos y políticos importantes” y que repercute en la atención de servicios esenciales como la salud de los trabajadores.

Asimismo, ha añadido que la norma afecta a una recaudación de 9.000 millones de euros y a la responsabilidad y salarios de gestores y directivos, a la situación de los trabajadores de las mutuas y al patrimonio de éstas.

Ha recordado que, entre las enmiendas introducidas en el trámite parlamentario, destaca la reformulación del acceso de los autónomos a la prestación de cese de actividad, así como a la introducción de una reserva asistencial social con el 10 % de excedente y a la creación de la comisión de prestaciones especiales.

También se ha tratado en la norma la responsabilidad social empresarial, se ha fijado el patrimonio con el que hacer frente a la responsabilidad social mancomunada y se ha creado una comisión de seguimiento en la que participan los agentes sociales.

Además, se han fijado incompatibilidades, retribuciones y limitaciones de salarios de los gestores y directivos, se ha abordado la “problemática” del patrimonio histórico de las mutuas y se ha ampliado el plazo para la enajenación de sus actividades de prevención.

La diputada socialista María Concepción Gutiérrez del Castillo ha fijado su postura en contra de la Ley, concretamente con el hecho de que las mutuas puedan controlar a partir de ahora los partes de alta y baja consecuencia de la enfermedad común (actualmente del ámbito de la sanidad pública), porque es algo que “vulnera los derechos de los trabajadores”.

Respecto al control del absentismo laboral, ha asegurado que “donde se quiere ver mejor gestión hay desatención en las enfermedades producidas en el trabajo”, al tiempo que ha resaltado que los recursos de las mutuas se incrementan con aquellos que debían ir destinados al Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

“Pero tenemos nuevas preocupaciones por el texto que viene del Senado”, ha subrayado, ya que regula las retribuciones de directivos, el patrimonio de las mutuas e, incluso, su nombre, pasando a ser “mutuas colaboradoras con la Seguridad Social”.

“El proyecto de ley da un paso atrás de más de 50 años”, ha dicho la diputada socialista, para después añadir que “el Gobierno acude en socorro y rescate de mutuas en situación de quiebra”, pagando con recursos públicos “sus excesos”.

El diputado de CiU Carles Campuzano ha dicho que “no es verdad que las mutuas podrán dar el alta a los trabajadores, sino que serán los servicios públicos de salud, en ultima instancia”, y ha advertido de que “algunos se inventan molinos para justificar sus cargas de caballería”.

Ha considerado que esta ley viene a blindar el modelo catalán de colaboración entre mutuas, sindicatos y servicio público de salud para controlar las incapacidades temporales, al tiempo que ha rechazado apoyar la enmienda del PSOE porque no permitirá a las mutuas acordar con gestores los trámites administrativos.

Para el diputado de UPyD, Álvaro Anchuelo, esta Ley aleja a las mutuas de sus competencias, que eran los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, al tiempo que ha considerado que no tiene sentido que sus gastos administrativos sean mayores que los de las gestoras de la Seguridad Social.

El diputado de PNV Emilio Olabarría se ha mostrado también a favor de la Ley y ha señalado que la mayoría de las mutuas gestionan bien sus ingresos, por lo que “no se puede generalizar”, y ha valorado que se haya recuperado en el Senado el patrimonio histórico de las mutuas.

El diputado de IP Joan Coscubiela ha mostrado su rechazo a la Ley, aunque votará a favor de las enmiendas que dotan de un marco competencia de las comunidades autónomas, que establecen comisiones de control y seguimiento y que obligan a hacer públicas las quejas y reclamaciones.

En nombre del Grupo Mixto, el diputado Joan Baldoví ha señalado que esta Ley “regala la gestión de la atención sanitaria” a las mutuas, mientras que Joan Tardá ha indicado que “gestionan fondos públicos y a partir de hoy serán 100 % privadas” y Sabino Cuadra ha apuntado que harán “bailar a su ritmo a los servicios sanitarios”.