Lunes, 02 marzo 2015 | 23:09h.

El gobierno reconocido libio retomara el diálogo con la ONU en Marruecos

El gobierno reconocido libio retomara el diálogo con la ONU en Marruecos

Trípoli, 2 mar (EFE).- El gobierno libio internacionalmente reconocido acordó hoy retomar las negociaciones de paz con el Parlamento rebelde que auspicia por la ONU, una semana después de que se negara a acudir a una reunión programada en Marruecos, informó su vicepresidente, Salah al Makhzum.

Según el responsable, la decisión fue adoptada tras una reunión de representantes de la citada cámara con el enviado especial de la ONU para el conflicto libio, el español Bernardino León.

Durante la misma, se acordó, igualmente, que las partes en conflicto vuelvan a reunirse el próximo jueves en Marruecos.

Al Makhzum insistió, asimismo, en que el aplazamiento no solo se debió a cuestiones de seguridad relacionadas con el atentado de la semana pasada en las localidad oriental de Al Quba, en el que murieron medio centenar de personas, si no en la necesidad de que se sostengan los compromisos del denominado pacto del 17 de febrero.

De acuerdo con los mismos, el Parlamento exiliado en Tobruk debe ser reconocido como único representante legítimo del pueblo libio y cualquier gobierno que se forme debe contar con el respaldo expreso de esta cámara.

La ONU había propuesto la semana pasada proseguir las negociaciones de paz en Marruecos, sugerencia que en principio había sido aceptada por el Congreso General Nacional (CGN), parlamento cesante que actúa como gobierno rebelde en Trípoli.

La reunión tenía como objetivo alcanzar un acuerdo para la formación de un ejecutivo de consenso nacional que sirva para llenar el vacío de poder que existe en el país y frenar así el avance de las fuerzas yihadistas, que sacan partido de la división.

Las conversaciones del jueves en Marruecos serán una continuación de las emprendidas en enero en Ginebra bajo la batuta de la ONU, y que en febrero tuvieron lugar en el oasis libio de Ghadamés por petición expresa del CGN de que se trasladasen a territorio libio.

Libia es un estado fallido, víctima de la anarquía y la guerra civil, desde que en 2011 la comunidad internacional contribuyera a derrocar el régimen dictatorial de Muamar Gadafi.

Desde hace meses, dos gobiernos enfrentados, uno en Trípoli y otro en Tobruk, luchan por hacerse con el poder y el control de los vastos recursos naturales apoyados por milicias islamistas, leales del antiguo régimen, líderes tribales y señores de la guerra.