Viernes, 01 junio 2018 | 10:00h.

El día que estábamos esperando

Natalí Restrepo

El viernes entró en vigor la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos (RGPD). Es el día más esperado y también el más temido por algunas entidades que tratan datos de carácter personal. Las entidades que se encuentran dentro de la Unión Europea, como también responsables y encargados no establecidos en la misma, tendrán que velar por la rendición de cuentas, privacidad desde el diseño, notificación de violaciones de seguridad, y el registro de actividades de tratamiento, entre otras.

Lo que se pretende en esta ocasión no es tanto enumerar las nuevas incorporaciones y modificaciones como trasladar lo que verdaderamente implica y conlleva la aplicación de esta nueva ley en la ciudadanía. Tomar conciencia de ello no es más que tener presente el grado de responsabilidad a la que nos enfrentamos cuando de protección de datos se trata. Se hace imprescindible saber que todas y cada una de las empresas de las cuales hacemos uso, recibimos o bien prestamos un servicio deben brindarnos cada día más seguridad en nuestros datos, hecho que a la vez beneficia al empresario, puesto que su credibilidad se verá incrementada.

La reactividad ya no es la protagonista de esta historia, ahora las empresas y las PYMES se verán obligadas a ser proactivas. La palabra “proactividad” debe primar en empresas pertenecientes a sectores como la salud, la educación, los servicios electrónicos, los servicios financieros, etc. Las empresas deben estar concienciadas sobre aspectos relevantes inherentes a la nueva Ley de Protección de datos; sanciones importantes, medidas de seguridad, análisis de riesgo, y evaluaciones de impacto. Los beneficios que llevan consigo la incorporación de la nueva Ley de Protección de Datos serán bidireccionales, por ello es importante ver desde otra perspectiva estos nuevos cambios que se introducen: modificar una ley no sólo debe implicar una obligación, las empresas también tendrán la oportunidad de transformar o restaurar sus modelos de negocios.