Viernes, 06 junio 2014 | 8:47h.

Duncan, Parker y Ginóbili muestran su satisfacción por el triunfo y el nivel de juego

Duncan, Parker y Ginóbili muestran su satisfacción por el triunfo y el nivel de juego

San Antonio (EEUU), 5 jun (EFE).- Una vez más, los “Tres Amigos” encabezados por el ala-pivote Tim Duncan, el base francés Tony Parker y el escolta argentino Manu Ginóbili, fueron decisivos a la hora de darle a los Spurs de San Antonio la victoria por 110-95 ante los Heat de Miami en el primer partido de las Finales de la NBA.

“Hemos jugado en unas condiciones que han sido duras para todos, pero al final el equipo hizo lo correcto al tener control del balón y nos permitió cambiar la historia del partido”, comentó Duncan, que fue el líder encestador al conseguir un doble-doble de 21 puntos y 10 rebotes. “Además Danny Green anotó canastas decisivas cuando comenzamos a mover mejor el balón”.

Duncan también alabó la gran labor que realizó el pívot brasileño Tiago Splitter al aportar 14 puntos y cuatro rebotes como titular, nada que ver con los problemas que tuvo el año pasado en el duelo contra los Heat.

“Estuvo fenomenal, de verdad fenomenal, en la manera como se insertó en la defensa, leyó siempre perfecto las jugadas y luego en la recta final también consiguió los puntos que ayudaron al equipo”, destacó Duncan.

Mientras, Parker, a pesar de las molestias que sufre en el tobillo izquierdo, hizo una gran labor individual y de equipo al aportar 19 puntos y ser el segundo máximo encestador al anotar 8 de 15 tiros de campo, incluidos dos triples de dos intentos, el ultimó el que sentenció el marcador final.

Parker al referirse al calor dijo que para nada le afectó porque era como si estuviese jugando en el Campeonato de Europa, donde no hay aire acondicionado.

“Lo importante es que estuve siempre centrado en el juego, y que ayudamos a que Green surgiese con su mejor inspiración encestadora cuando el equipo más lo necesitó”, agregó Parker, que dijo estaría más preparado físicamente de cara al segundo partido de las Finales a disputarse el domingo.

Por su parte, Ginóbili volvió a mostrar toda la clase que posee y lo hizo al conseguir un doble de 16 puntos, incluidos 10 en la primera parte, y 11 asistencias, que permitió que Parker no tuviese que ser el director del juego.

“No hice mi mejor baloncesto en las pasadas Finales y ahora me siento muy feliz por el buen partido que he completado”, declaró Ginóbili. “Además, lo más importante, que ayudé al equipo a conseguir la victoria”.

Sin embargo, Ginóbili, una vez más también quiso poner el control en cuanto a la posible euforia del triunfo y recordó que estaban como el año pasado.

“Volvemos a tener 1-0, pero ya vimos lo que sucedió, que los Heat son un equipo que siempre luchan y tienen todos los elementos para remontar”, subrayó Ginóbili. “Lo que tenemos que hacer es conseguir que el domingo volvamos a jugar mejor todos dentro del equipo”.

Ginóbili reconoció que las perdidas de balón no eran lo mejor, pero que al final encontraron la manera de moverlo bien y seguro para cambiar la marcha del partido.

“Es cierto que perder 20 balones en los tres primeros cuartos es algo difícil de asumir y más cuanto enfrente tienes a un rival de la clase de los Heat”, valoró Ginóbili, que al igual que el resto de sus compañeros alabó la manera como reaccionó Green en la recta final del partido. “Nunca perdió la cabeza ni la concentración a pesar de no haber tenido acierto en los tres primeros periodos”.