Martes, 09 abril 2019 | 12:10h.

Crónicas del Rey Don Pedro: Historia y tradición en Torrijos

Texto y video: Miguel Hernández Fernández
Fotos: Juana Gómez de Castro

Entre el 29 y el 31 de marzo ha tenido lugar en Torrijos la décimocuarta edición de las Crónicas del Rey Don Pedro, que conmemoran el paso del rey Pedro I por la localidad y los hechos que allí se dieron en el siglo XIV, unas fiestas que fueron declaradas de interés histórico provincial.

Torrijos es una localidad situada en la provincia de Toledo, cuyo origen se remonta en el tiempo a la Hispania romana, que actualmente cuenta con unos 13.000 habitantes y un espectacular conjunto arquitectónico que ha conservado, realzando el ambiente de esta celebración de carácter medieval.

LOS TORRIJEÑOS PARTICIPAN DE ESTAS FIESTAS EN INDUMENTARIA Y AMBIENTACIÓN

Durante estos tres días los torrijeños se implican en unas fiestas que nos trasladan a aquella época de la Reconquista y las calles acogen el mercado medieval, en cuyos puestos los artesanos ofrecen sus productos, tanto aquellos que tienen un carácter ornamental, utilitario o lúdico, como los que muestran deliciosas y tentadoras viandas tradicionales, dulces y saladas, que harían recuperar fuerzas al más cansado peregrino; o los puestos de los amanuenses y los armeros que, además de espadas, construían con infinita paciencia, uniendo una a una, las pequeñas piezas metálicas que componían las protecciones usadas en combate; y los cetreros, que exponen sus aves rapaces, protagonistas de un arte milenario que ha sido apreciado y practicado por monarcas y plebeyos, que aún hoy subyuga a los que tienen la fortuna de ser testigos del ejercicio de la cetrería.

EL CETRERO Y SU AVE DE PRESA

EL AVE DE PRESA

Tampoco en estas jornadas pueden faltar aquellos jinetes que exhiben sus habilidades con sus nobles corceles, y juglares que, ante el pueblo congregado en la plaza, cantan la gesta que supone la doma del noble animal; o aquellos guerreros que muestran sus habilidades con la espada, habilidad tan necesaria en aquella turbulenta época para sobrevivir ante las incursiones que realizaban los musulmanes desde el sur o las de otros reinos cristianos, que entonces ya los españoles se enzarzaban en luchas fratricidas por el poder y los territorios.

COMBATE SINGULAR

A todo lo mencionado hay que añadir la dramatización de los episodios históricos y una impresionante procesión nocturna, la de las Antorchas, en la que los torrijeños de todas las edades recorren algunas calles portando antorchas, esqueletos y una representación de La Muerte, que culmina con la llegada al palacio de Pedro I y la ejecución de la Danza de la Muerte en el patio porticado.

CRUZADOS EN LA PROCESION DE LAS ANTORCHAS

La belleza e intensidad de estas actividades, tanto para el torrijeño como para el forastero, implica hacer un alto y reponer fuerzas. Y para ello se han establecido la Jornadas de la Tapa Medieval, en la que establecimientos de restauración de la localidad tienen su particular torneo en mostrar la rica gastronomía, en consonancia con el evento, y en la atención a los que buscan encontrar las fuerzas agotadas entre tantas emociones. Aunque imposible en un día recorrer todas las estaciones (muy a nuestro pesar), destacaré la brocheta de carne adobada con salteado de arroz en salsa chimichurri y la empanadilla de carrillada de cerdo con crujiente de zanahorias, ambas deliciosas.

brocheta de carne adobada con salteado de arroz en salsa chimichurri

Destacar también la actuación de unos invitados muy particulares a estas fiestas: el grupo italiano Sbanderatiori di Santosepolcro, que, con su banda y banderas, realizaron unas vistosas coreografías.

Como resumen puede decirse que el éxito de estas fiestas, basadas en la historia y tradición de Torrijos, es gracias al esfuerzo de documentación y ambientación de los organizadores (Ayuntamiento y organizaciones diversas liderados por el historiador y cronista de Torrijos, Julio Longobardo), el entorno, las actividades y la implicación de los torrijeños, orgullosos de su historia y tradiciones.

LA COORDINACION DE LOS SBANDAIERI ES ESPECTACULAR

El Rey Pedro I y Torrijos

Pedro I de Castilla (también llamado “el cruel”) nació en Burgos en 1334, hijo del matrimonio del Rey Alfonso XI y María de Portugal, que reinó en Castilla entre 1350 y 1369, en un periodo tan agitado políticamente como lo fue su vida personal, plagada de relaciones extramatrimoniales aunque parece ser que María de Padilla fue su esposa no oficial y la que le dio varios hijos. Fue esta dama, que habitaba en Torrijos, la que le dio su primera hija, Beatriz, a cuyo bautizo acudió el rey en 1353, y para lo que se organizaron varios festejos, incluyendo un torneo o justa en la que el monarca fue herido en una mano, permaneciendo en Torrijos un tiempo hasta su definitiva recuperación, periodo cuya crónica ha servido para inspirar estas jornadas.

BANDA DE MUSICA DE LOS SBANDATIERI

DANZA DE LOS SBANDATIERI DI SANTOSEPULCRO

TALLER DE CARPINTERO MEDIEVAL

VIANDAS PARA REPONER FUERZAS O, SIMPLEMENTE, DEGUSTAR LA TRADICION GASTRONOMICA

LAS BENGALAS REALZAN LA DRAMATICA CARACTERIZACION DE LOS DANZANTES DE LA MUERTE