Domingo, 23 agosto 2015 | 23:17h.

Colombia pide que se respeten los derechos a los ciudadanos deportados por Venezuela

Colombia pide que se respeten los derechos a los ciudadanos deportados por Venezuela

Bogotá, 23 ago (EFE).- El Gobierno de Colombia pidió hoy que “se respete la integridad y los derechos humanos” de sus ciudadanos que “sean objeto de detenciones, deportaciones y demás acciones adelantadas” por Venezuela en el marco del estado de excepción decretado en el estado de Táchira.

El Ejecutivo instó a que, antes de adoptar medidas de deportación, “se analice en cada caso la situación familiar para garantizar la unión de padres e hijos”, según un comunicado de la Cancillería.

Colombia también insistió en su rechazo al cierre de la frontera entre ambos países ordenada por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, tras un ataque de presuntos contrabandistas contra militares de ese país en el que tres uniformados y un civil resultaron heridos.

Para el Gobierno colombiano, esta clausura “genera un problema social de gran dimensión” por la “cantidad de personas que viven y transitan en la zona legalmente”.

Además, recordó, el cierre causa daños económicos en ambos países, de acuerdo con la nota.

“Debemos buscar mecanismos conjuntos para solucionar la problemática que se vive en la frontera común, pero minimizando el daño que esta medida produce para los hombres, mujeres y niños de los dos países que viven, trabajan y estudian en la zona fronteriza”, añadió.

El Gobierno también mostró su preocupación por el hecho de “que personas malintencionadas” estén haciendo circular en redes sociales imágenes y vídeos de situaciones en otros países como si hubieran ocurrido en la frontera colombo-venezolana.

Ello, destacó, busca “aumentar la tensión que ya se registra en la zona” y solamente “genera sentimientos negativos entre dos países que buscan avanzar a través del diálogo y el trabajo conjunto”.

Tras el cierre de la frontera, Maduro decretó el estado de excepción en el estado de Táchira por 60 días prorrogables y cerró “hasta nuevo aviso” todos los pasos fronterizos con Colombia en esa región.

Desde entonces, Venezuela ha deportado a varios centenares de colombianos indocumentados y ha apresado a ocho que están acusados de ser paramilitares.

Ayer, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, afirmó que el cierre indefinido de la frontera beneficia a la delincuencia, y destacó que tratará de hablar con Maduro para solucionar cuanto antes esta situación.

El próximo miércoles las cancilleres de ambos países, María Ángela Holguín y Delcy Rodríguez, se reunirán para tratar este asunto.