Martes, 22 abril 2014 | 20:55h.

Blesa vuelve a verse cara a cara mañana con el juez que le encarceló

Blesa vuelve a verse cara a cara mañana con el juez que le encarceló

Madrid, 22 abr (EFE).- El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa debe volver mañana al Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) para declarar como testigo en el juicio por prevaricación contra el juez que ordenó encarcelarle en dos ocasiones, Elpidio José Silva.

Antes que el exbanquero, está citado a testificar su abogado, Carlos Aguilar, que pide una pena de inhabilitación de 43 años frente a los 30 que reclama la Fiscalía para Silva, que está acusado además de dos delitos contra la libertad individual y otro de retardo malicioso de la Administración de Justicia.

La última vez que Blesa se vio frente a frente con el magistrado fue el pasado 31 de octubre, cuando mostró ante el instructor de la querella contra Silva, el magistrado Jesús Gavilán, su convencimiento de que iba a encarcelarle cuando le citó dos veces la pasada primavera, ambas de manera urgente, y ordenó su ingreso en prisión con apenas veinte días de diferencia.

Sin embargo, el pasado 24 de enero, el exbanquero ya tuvo que acudir al Juzgado de este magistrado, el de Instrucción número 9 de Madrid, a declarar como imputado ante su sustituto por la compra del City National Bank de Florida (CNB), la causa que le llevó a la prisión de Soto del Real en dos ocasiones.

En marzo, declaró ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que le investiga junto a otros miembros de la cúpula de Caja Madrid por “idear” la emisión de preferentes.

Mañana está por ver si se repetirán los incidentes que tuvieron lugar en estas dos ocasiones, cuando un grupo de preferentistas lanzó una pancarta contra el exbanquero en los juzgados de Plaza de Castilla y otro zarandeó el vehículo en el que salía de la Audiencia Nacional.

La tercera sesión de la vista arrancará a las 10:00 horas con el interrogatorio a tres agentes de la Guardia Civil que participaron en la instrucción del “caso Blesa” y concluirá, después de la testifical del abogado de Blesa y el exbanquero, con la de dos peritos de KPMG que elaboraron un informe sobre la compra del CNB.

En la jornada de hoy, la sala del TSJM que juzga a Silva ha frenado su intento de suspender el juicio para después de las elecciones europeas, a las que concurrirá como candidato del Movimiento Red, al rechazar la “injustificable” renuncia que presentó un día antes su abogado, motivo por el que el acusado se negó a declarar.

La decisión ha provocado un tenso “tira y afloja” entre Silva, su letrado, Cándido Conde-Pumpido Varela, y el presidente de la sala, Arturo Beltrán, que ha llegado a apercibir a este último de que su conducta al renunciar a última hora podría ser constitutiva de un delito penal y dos faltas disciplinarias.

Beltrán ha explicado, amparándose en la jurisprudencia del Tribunal Supremo, la Ley Orgánica del Poder Judicial y el Código Civil que su actitud “no es admisible” porque su intención ha sido la de suspender el juicio al no haber aceptado el tribunal anularlo, aunque él haya tratado de ampararse en que “se han defraudado las expectativas” del juez.

Ante las quejas del acusado de que el juicio no podía continuar porque carecía de abogado, Beltrán le ha acabado espetando: “Que conste que usted no se siente defendido. Es irrelevante su voluntad, usted no suspende el juicio. Es fraudulenta su conducta”.

Silva le ha amenazado entonces con que iba a acudir a instancias superiores, refiriéndose al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, por las coacciones que, denuncia, han sufrido él y su defensor, contra el que han “lanzado acusaciones muy duras”.