Jueves, 03 marzo 2016 | 13:39h.

Autores: Natalí Restrepo

Mi nombre es Natalí Restrepo Gómez. Nací el 27 de junio de 1987 en Colombia. Después de estudiar Administración de Empresas, viajé a España dónde actualmente curso el grado en Comunicación impartido por la Universidad Internacional de la Rioja. Con 21 años de edad, lejos de mi gente y de mi país, emprendí un nuevo camino; un camino lleno de propósitos y retos, dentro de los cuales primaba el periodismo.

Intentar definir mi propia personalidad quizá sea más complejo que revelar mis gustos, ambiciones o manifestar un sentimiento, que si bien no detalla exactamente mis rasgos, logra transmitir de manera vehemente una idea clara sobre lo que configura mi identidad. Realmente me resulta más cómodo y divertido expresar mis “hobbies” y aficiones que auto definirme.

Natalí Restrepo

Y es que considero que no es tan importante nombrarles una serie de cualidades y virtudes que me caracterizan como recalcar que tengo claro que más allá de ser periodista, se trata de persona, buscar la justicia en lo que escribimos, promover la constante actualización, abogar por el trabajo en equipo e intentar aproximarse a esta profesión de la manera más humana posible, para que solo el aspecto técnico nos diferencie del periodismo de antaño.

Me gusta pasar mis horas leyendo; desde Mario Vargas Llosa, pasando por Gabriel García Márquez hasta llegar a Julio Verne, quien logra avivar mi afición por viajar. En cada viaje que hago intento observar el mundo de otro color; imaginar las ciudades, pueblos, aldeas con diferentes filtros y matices. Me imagino por ejemplo que Andy Warhol ha hecho de Pittsburgh una sinfonía de colores, o que Picasso ha transformado toda Málaga en la más bella obra cubista. Admiro el arte en todas sus manifestaciones; al fin y al cabo somos arte.

Mi interés por el periodismo ha hecho posible, entre otras muchas cosas, que hoy esté escribiendo este pequeño fragmento para poder decirles que en trece años de experiencia en los medios de comunicación, hallé en mí un común denominador: Pasión.
Pasión por lo que hago,
Pasión por intentar demostrar lo indemostrable,
Pasión por viajar y transmitir lo que veo a través de un papel,
Pasión por combatir los viejos y desacertados preceptos con las novedosas herramientas que ofrece la actualidad,
Pasión por justificar lo que parecía injustificable,
Pasión por reemplazar creencias que laceraron por mucho tiempo la humanidad,
Pasión por el periodismo.

Artículos

Eterna contienda entre periodismo y política
La perfección imperfecta
La seguridad evolutiva: nuevo reglamento europeo de protección de datos
El día que estábamos esperando