Alex Rayón, vicedecano de Relaciones Externas y Formación Continua de la Facultad Deusto-Ingeniería y director de Deusto Data Bussiness Intelligent. Fuente: Deia.eus

Sábado, 09 junio 2018 | 10:34h.

Alex Rayón: “Big Data, la herramienta multidisciplinar”

La posibilidad de reunir datos a gran escala, examinarlos y aprovecharlos en los distintos campos empresariales tiene también sus limitaciones

Gorka Laizola

La revolución digital ha posibilitado la creación de complejas aplicaciones que permiten reunir y analizar una infinidad de informaciones aprovechables en cualquier modelo empresarial. La reducción de los tiempos de análisis de los datos estadísticos y el gran volumen de datos que se pueden cotejar y extrapolar con estos sistemas abren grandes oportunidades de negocio a muchos tipos de empresas. Alex Rayón, doctor en Informática y Telecomunicaciones por la Universidad de Deusto, experto en Big Data y actual vicedecano de la Facultad de Ingeniería desvela algunas de las bondades de estas nuevas tecnologías, así como sus limitaciones.

Alex Rayón

Gorka Laizola: ¿Cómo se puede definir el “Big Data”?
Alex Rayón: El Big Data describe una nueva era de relaciones socioeconómicas en el marco de la digitalización. En esta nueva etapa, gracias a nuevas tecnologías es posible gestionar y analizar la generación de millones de datos provenientes de redes sociales, cámaras, sensores, webs y otros muchos dispositivos. Y esta capacidad de análisis más eficaz y efectiva, la aprovechan empresas e instituciones para crear nuevos productos, servicios o regenerar su propuesta de valor.

G: ¿Qué ventajas ofrecen estas nuevas herramientas?
A: Muchas y diversas. Entre otras, aumento de beneficios, fidelización de clientes, optimización de recursos y procesos. Con esto, podemos apreciar que no sólo el ámbito empresarial se puede beneficiar de las bondades del Big Data, sino también instituciones, asociaciones o entes sociales.

G: ¿Y sus limitaciones?
A: Las limitaciones las ponemos nosotros mismos, o mejor dicho, las legislaciones de los gobiernos. Por ejemplo, la cultura anglosajona es mucho más liberal en el tratamiento de datos que la Unión Europea. De hecho, la entrada en vigor del Reglamento Europeo de Protección de Datos va a suponer un obstáculo importante en la recopilación de datos aprovechables para estas tecnologías en Europa.

“Europa ha priorizado a los consumidores y Estados Unidos la economía”

G: ¿Podemos establecer, según esto, que los países anglosajones están a la cabeza en el desarrollo de estas tecnologías?
A: Claramente, en Europa ha priorizado al ciudadano, diría yo incluso sobreprotegido, y esto hace que en Euskadi y en España estemos todavía en precario frente al desarrollo tecnológico de países como Estados Unidos, Reino Unido o Australia.

G: ¿Cuál sería el perfil del profesional de estas nuevas herramientas?
A: El perfil que saca valor a los datos hibrida tres conocimientos: la informática, la estadística y, en tercer lugar, el conocimiento del negocio. En primer lugar, no se puede plantear un modelo Big Data sin saber para qué se va usar, el contexto de negocio. En segundo lugar, qué herramientas de análisis es conveniente usar para obtener los datos deseados. Y por último, conocidas estas dos variables, ya es posible diseñar y programar la herramienta en sí.

G: Es decir, se hacen necesarios los equipos de trabajo que utilicen las sinergias de varias disciplinas ¿no?
A: Efectivamente, es muy poco habitual unificar en una sola persona ese amplio conocimiento, los hay, pero es muy raro. Y no sólo esto, sino que paulatinamente empiezan a nacer los científicos de datos orientados a diferentes sectores de actividades económicas o sociales, puesto que es muy complicado conocer el dominio de negocio de todas las áreas.

G: ¿Cuál es el presente y el futuro en nuestro país?
A: El presente está en la obtención de datos. En España se puede decir que estamos en el neandertal de la extracción de datos, debido a ese proteccionismo del que hablábamos antes, porque a día de hoy todavía hay sectores poco digitalizados. El futuro está en la ciencia de datos, en la estadística. Qué hacer con los datos que recogemos, cómo analizar de forma más precisa y con mejor enfoque a los objetivos predefinidos.