Martes, 24 julio 2018 | 12:30h.

Academia General del Aire: setenta y cinco años formando oficiales

Miguel Hernández
Fotos: Miguel Hernández y Juana Gómez de Castro

El pasado mes de junio la Academia General del Aire (AGA), situada en la localidad de San Javier (Murcia), celebró el septuagésimo quinto aniversario de su fundación. Este centro que se ocupa de la formación de oficiales del Ejército del Aire, habiéndose graduado más de 6.500 alumnos a lo largo de su historia.

Para conmemorar este aniversario se realizaron diversos actos que culminaron el 9 de junio con una jornada de puertas abiertas y, el día siguiente, una exhibición aérea a orillas del Mar Menor, donde se pudieron ver aeronaves de unidades aéreas de los tres ejércitos, así como aviones italianos, franceses y estadounidenses y una representación de la aviación deportiva e histórica española.

La exhibición estática del día 9 estuvo compuesta por un gran número de aviones, muchos de ellos accesibles a los visitantes que, a pesar de las largas colas, pudieron conversar con los tripulantes, incluso sentarse en sus asientos, mientras explicaban el entorno de la cabina y respondían a las preguntas que suscitaba la curiosidad. Se tuvo la oportunidad, aunque fuera tras larga espera, de visitar aviones ya clásicos las fuerzas armadas como el C-130, C-235, C-295, F-5, C-215, EF-18 o Harrier con otros más modernos como el helicóptero Sikorsky S-76, el caza Eurofighter, el helicóptero de ataque Tigre de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET) o el nuevo avión de transporte A-400, que en el Ejército del Aire sustituirá en las tareas de transporte pesado al venerable C-130 Hércules del Ala 31 (Zaragoza). Esta unidad, además de sus funciones militares de transporte y reabastecimiento en vuelo, ha sido la punta de lanza de la ayuda humanitaria española en grandes catástrofes, desplegándose de inmediato a donde fuera necesario en escasas horas, transportando material vital para la supervivencia de los afectados en crisis como el terremoto de Haití o el maremoto de Indonesia.

Helicopero TIGRE de las FAMET

Helicopero TIGRE de las FAMET

En este sentido merece también especial mención el P-3 Orión del Grupo 22 (Morón de la Frontera), unidad cuya función es la de patrulla marítima y lucha antisubmarina, cuya dilatada historia le ha llevado a actuar en diversos escenarios, como la lucha contra la piratería, protegiendo a nuestros pescadores en los caladeros africanos en la Operación Atalanta o la detección de pateras en aguas del Mar Mediterráneo, transmitiendo su situación a las unidades de Salvamento Marítimo, salvando así muchas vidas.

Detalle frontal de cabina de un P-3 Orión

Detalle frontal de cabina de un P-3 Orión

El Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA) del Ejército del Aire desplegó una unidad de misiles antiaéreos SA (Superficie-Aire) y una muestra de cómo se transporta un vehículo que ha de ser lanzado, mediante paracaídas, desde un avión.

Disposición de un vehículo EADA para ser lanzado en paracaídas

Disposición de un vehículo EADA para ser lanzado en paracaídas

Aviones de la Fundación Infante de Orleans (FIO), con aviones Bucker, Mentor y Texan, que sirvieron para formar muchas promociones de pilotos en la AGA, representaron a la aviación histórica, siendo Jorge Macías, uno de los mejores pilotos acrobáticos españoles, el representante de la aviación deportiva española.

El componente aéreo foráneo estuvo compuesto por un avión Rafale francés, aviones G-222, Aermacchi 346 y MBB339 Italianos, un KC-135 de reabastecimiento en vuelo de la fuerza aérea y un V-22 Osprey del Cuerpo de Marines estadounidenses. Este avión tiene la particularidad de tener alas móviles y dos enormes hélices, que le sirven para despegar como un helicóptero y volar como un avión, proporcionándole la capacidad de operar en lugares poco accesibles, pistas sin preparar o en buques portaaeronaves.

V-22 Osprey del Cuerpo de Marines estadounidenses

V-22 Osprey del Cuerpo de Marines estadounidenses

La exhibición del día siguiente se desarrolló de 10:00 a 15:00 horas, comenzando por la Patrulla Acrobática del Ejército del Aire (PAPEA), que realizó unas maniobras impresionantes que mostraron la intensa formación y experiencia que la sitúan, tanto a nivel individual como equipo, entre una de las mejores del mundo. A continuación, Jorge Macías con una gran tabla acrobática; el Aermacchi 346 de la Aeronautica Militare Italiana; la Patrulla Aspa del Ejército del Aire con sus helicópteros EC-120, siempre espectaculares; el CL215 del Grupo 43, una de las unidades más reconocidas y más aplaudidas; el P-3 Orión, que mostró en vuelo su bodega de carga; el Harrier de la Armada, tan maniobrable como impresionante su actitud para mantenerse estático sobre un punto y reemprender rápidamente el vuelo; el gran KC-135 desplegó su sonda de reabastecimiento en vuelo, una de las mejores vistas que los pilotos que vuelven de una larga misión en zona de combate pueden tener; el helicóptero Tigre de las FAMET, que ya ha prestado valiosos servicios en zona de conflicto, a pesar de llevar poco tiempo en activo, mostró unas cualidades impresionantes; el EF-18 español del Ala 12 (Torrejón de Ardoz) dejó bien claro por qué, a pesar de su veteranía, es una pieza fundamental en la defensa aérea; el V22 Osprey no defraudó toda la expectación levantada durante la jornada anterior en la exhibición estática.

La Patrulla Aspa ejecutando un molinillo

La Patrulla Aspa ejecutando un molinillo

La patrulla acrobática italiana, los Frecce Tricolori, merecen una mención especial. Tienen una gran experiencia y mantienen 10 aviones en vuelo que no dejaron al público un minuto de respiro. Cruces, loopings, cambio de formaciones, solos… Una de las mejores y más espectaculares patrullas militares y habituales de los cielos españoles, que no escatiman nada para dibujar la tricolor italiana allá donde vuelan.

Frecce Tricolori en formación

Frecce Tricolori en formación

El Eurofighter Typhoon español del Ala 14 (Albacete), decorado como unidad perteneciente al Tiger Meet de la OTAN, dejó claro sobre los cielos del Mar Menor que, a pesar de haber relevado hace poco a otro venerable guerrero como el Mirage F-1, su personal ha alcanzado una gran experiencia y conocimiento del avión, haciendo de este un temible adversario en combate. Tras el caza, la Patrulla Águila despegó para calentar motores y corazones sobre los cielos de Murcia, dejando paso a la aviación histórica representada por la FIO, cuyos aviones T-6 Texan, T35 Mentor y Bucker de diversos tipos, que fueron entrenadores en la AGA en tiempos pretéritos, volvieron a surcar los cielos como lo hicieron antes a los mandos de alumnos que hacían realidad el sueño de convertirse en piloto. La formación la abría una avioneta Dornier DO-27, cuyo papel principal fue el de enlace e instrucción, seguida por tres Bucker. La siguiente formación, liderada por el reactor de entrenamiento avanzado de la AGA, el CASA C-101 Mirlo (también conocido como “Culopollo”), estaba compuesta por un T-6 Texan y un T35 Mentor de la FIO, cerrándola el T-35 Pillán, avión de instrucción básica de la AGA fabricado por la empresa chilena ENAER.

Patrulla Águila en cruce

Patrulla Águila en cruce

Tras los aviones históricos la Patrulla Águila, formada por profesores de la Academia, demostró por qué su presencia es requerida tanto en festivales aéreos que se celebran en España como fuera de nuestras fronteras. Con más de treinta años de historia sus pilotos representan la calidad y exigencia de la formación militar y la pasión por el vuelo, necesarios para alcanzar los niveles de pericia y precisión requeridos para pertenecer a esta patrulla, que representa los valores de la Academia General del Aire. La Patrulla Águila realizó su tabla y extendió su tiempo de exhibición con vuelos en formación que mantuvieron, hasta el final de la exhibición, pendientes del cielo a los miles de personas que, en las playas de Santiago de la Ribera, disfrutaron de una gran jornada aeronáutica.

Academia General del Aire. Hitos históricos.

1943: Se crea la Academia General del Aire por Decreto de 28 de julio.
1945: Ingreso de la Primera Promoción en septiembre. El biplano Bucker CASA 1131 es el avión de entrenamiento.
1958: Llegada de las primeras T-34 Mentor, procedentes de la ayuda norteamericana.
1962: Se incorporan aviones T-6 Texan.
1971: Todas las escuelas de oficiales se centralizan en la AGA. Se incorpora el reactor HA-200 Saeta, de fabricación española.
1976: Las Bucker se dan de baja tras 176.124 horas de vuelo.
1982: Se incorporan como aviones de entrenamiento los CASA C-101, dándose de baja los T-6 y HA-200
1988: Accede la primera mujer aspirante a oficial, Cadete María Eva Lequerica.
2004: En marzo los C-101 superan las horas de vuelo de las Bucker.
2006: Festival Aéreo Murcia 06, considerado el mejor festival aéreo de Europa.
2007: La Alférez Rosa María García-Malea López es la primera mujer en obtener la aptitud en la especialidad de Caza y Ataque. Se crea el Centro Universitario de la Defensa de San Javier.
2008: La Alférez Rocío González Torres obtiene el número uno de su promoción en la Escuela de Caza y Ataque. Los C101 de la AGA superan las 200.000 horas de vuelo
2010: La Teniente Lourdes Losa Calvo obtiene el número uno de la Promoción. Se celebra el XXV aniversario de la Patrulla Águila. Se realiza el primer curso adecuándose al modelo de enseñanza del Plan Bolonia.