Jueves, 13 marzo 2014 | 8:42h.

4 muertos, 74 heridos y 9 desaparecidos por la explosión de gas en Nueva York

4 muertos, 74 heridos y 9 desaparecidos por la explosión de gas en Nueva York

Washington/Nueva York, 13 mar (EFE).- Cuatro personas han muerto, al menos 74 han resultado heridas y nueve permanecen desaparecidas tras el derrumbe ayer de dos edificios en el barrio neoyorquino de Harlem debido a una explosión provocada por una fuga de gas, informó hoy el canal local de la NBC.

El número de víctimas mortales y heridos ha aumentado desde el último informe oficial de la alcaldía de Nueva York, emitido ayer por la tarde, cuando la cifra de muertos era de tres y se hablaba de más de una veintena de heridos.

Por el momento las autoridades han identificado a tres de las cuatro víctimas mortales: Griselda Camacho, Carmen Tanco y Rosaura Hernández-Barrios.

Fuentes oficiales del Gobierno de México informaron a última hora de ayer de que al menos dos de las fallecidas podrían ser ciudadanas de ese país.

“De acuerdo con la información proporcionada por las autoridades locales al Consulado General de México en esa ciudad, se registró el fallecimiento de dos personas de sexo femenino y se tiene conocimiento de una tercera persona de sexo masculino hospitalizada, todas ellas bajo presunción de ser nacionales mexicanos”, señaló la Secretaría (Ministerio) de Relaciones Exteriores (SRE).

Por su parte, el Gobierno del estado mexicano de Puebla indicó en un comunicado que la cónsul de México en Nueva York, Sandra Fuentes, informó del fallecimiento de dos inmigrantes de ese estado, de 43 y 22 años de edad, respectivamente, a causa del derrumbe, aunque no ofreció más información al respecto.

“La tragedia se originó por una explosión de gas”, indicó ayer el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, en una conferencia de prensa desde el lugar de los hechos tras el siniestro.

La explosión tuvo lugar hacia las 09.30 horas (13.30 GMT) en el corazón del Barrio Latino de Harlem, apenas quince minutos después de que un vecino de un edificio cercano llamara a la empresa ConEdison para alertar sobre un fuerte olor a gas en la zona.

En los dos edificios derrumbados vivían quince familias.