Martes, 24 enero 2017 | 1:56h.

Relaciones interpersonales adecuadas mediante una comunicación y conducta asertivas

AROA FEITO PATALLORelaciones interpersonales adecuadas mediante una comunicación y conducta asertivas

La comunicación es la esencia de la actividad organizativa y es imprescindible para su buen funcionamiento. Una buena comunicación mejora la competitividad de la organización, su adaptación a los cambios del entorno, facilita el logro de los objetivos y metas establecidas, satisface las propias necesidades y la de los participantes, coordina y controla las actividades y fomenta una buena motivación, compromiso, responsabilidad, implicación y participación de sus integrantes y un buen clima integrador de trabajo.

Según el texto “Relaciones interpersonales adecuadas mediante una comunicación y conducta asertiva”, de María Luisa Naranjo Pereira, la palabra asertivo, de aserto, viene del latín “asertus” y significa afirmación de la certeza de una cosa, por lo que se deduce que la persona asertiva es aquella que afirma con certeza.

Algunas de las características de las personas asertivas son que sostienen la mirada un tiempo suficiente para establecer un buen contacto manteniendo un volumen de la voz es alto y claro y una modulación y entonación de la voz: Se entiende muy bien lo que quieren decir. También se caracterizan por tienen claro de que quieren hablar y no se traban al decirlo, lo que refleja en ellos mucha seguridad. El contenido de su mensaje es explícito, directo, franco, considerado y respetuoso.

Ser asertivo mejora la autoestima personal, porque no se deja influir por otras personas, no tiene miedo de que su pensamiento esté errado, sino que lo dice sabiendo que su opinión debe ser respetada. La contraposición a la asertividad se divide en dos conductas, la agresividad y la pasividad. Ambos comportamientos son de una persona que no tiene una autoestima alta. En la primera conducta, la agresividad, la persona no se siente segura con lo que dice, y amenaza con golpes a los otros que no comparten su opinión o creen que está equivocado, esta persona cree que está por encima de los derechos del resto de la persona. La pasiva es la persona que menos autoestima tiene, porque se queda callado, no opina, y siempre cree que todos tienen derechos por sobre él. Por otro lado, la asertiva acepta cuando está equivocado y es claro en sus pensamientos.

Podemos concluir en que el comportamiento asertivo ayuda bastante a la autoestima, porque te da claridad en lo que piensas, aprendes a respetarte, tanto a ti mismo, como a otras personas, te ayuda a sacar tus ideas y a no quedarte callado.

¿Cómo trasladar técnicas asertivas de comunicación al ámbito profesional de comunicación?

Es necesario que los profesionales sepan lo que son las tácticas asertivas y empiecen a ponerlas en práctica. Para esto existen diez derechos asertivos, que sería bueno que manejen los profesionales: Deben saber que pueden convencer sin la manipulación, y que tienen un control enorme por sus pensamientos, sentidos y acciones.

También uno puede cambiar de opinión, cometer errores y hacerse responsable por ellos. La asertividad tiene esto, no significa ser cerrado en una sola idea, a pesar de que se esté equivocado, sino que se trata de aceptar los errores y cambiar la opinión, si la persona así lo estima.

Ser asertivo no significa tener todas las respuestas, también los profesionales pueden decir “no sé”, con respecto a algún tema. Además, también tienen el derecho de decir “no lo entiendo”, o simplemente “no me importa”.

Y es aquí es donde la asertividad empieza a ser significativa, relevante en el mundo del trabajo, entre otras habilidades importantes dignas de cuidar y desarrollar. En efecto, ya no sirve que una persona responda a su jefe sobre un mal resultado argumentando que no se le entregaron bien las instrucciones, ya que se espera que ésta tenga la iniciativa para solicitar la información que le falta, para exigir anticipadamente aquello que necesita para realizar las funciones y tareas que le corresponden.