Lunes, 04 septiembre 2017 | 16:17h.

El periodista como programador

OIHANE BURUAGA DE SANCHAEl periodista como programador

La entrada al blog es la primera actividad que contempla la asignatura “El periodista como programador”, disponible para realizar desde el tema 2, momento en el que se empieza a ver la línea de comandos. No obstante, en este caso se realiza días antes de la convocatoria extraordinaria y, por tanto, después de haber visto casi la totalidad del temario de la asignatura. Esto permite posicionarnos desde un punto de vista no sólo teórico sino también práctico, porque a lo largo de estas semanas se ha podido conocer y estudiar más en profundidad los entresijos de la programación, su uso y funcionalidad de cara a la labor de un periodista.

Partiendo, por tanto, de que esta entrada para nada hubiera sido igual ahora que en abril, la primera frase que nos podía venir a la cabeza esas primeras semanas es “¡Dónde me he metido!”. Algo que, ahora, se podría completar con “¡Menudo mundo el de la programación!”

Como todo en la vida hay que empezar de 0 y aprender, y en el caso de la programación partía del absoluto desconocimiento. Tener el control del ordenador desde el terminal, introducir cuatro comandos y que el ordenador responda, poder crear documentos, carpetas, enviarlo a GitHub son cuestiones básicas para un programador, pero de mucha utilidad para alguien que se dedica a crear noticias, historias o trabajar con infinidad de documentos (del tipo que sean). Si de esto pasamos a conocer aunque sea unas pinceladas de HTML, CSS o JavaScript, las aportaciones y beneficios que esto nos puede reportar de cara a la labor periodística son muchas, tal y como defiende el progamador Robert Hernández (de la Universidad USC Annenberg) en un artículo para el medio The Atlantic.

Hernández, defiende que la formación en las tecnologías de la web es esencial para todos los estudiantes de periodismo. En este sentido no hablamos de dominar a la perfección los lenguajes de programación porque para eso están los expertos, pero saber cómo se estructura una web, ver posibles diseños, conocer atajos, reconocer los estilos… son conceptos que nunca nos van a restar y siempre nos van a dar un plus.

De cara al CV indicar que tenemos conocimientos en lenguajes de programación sirve para abrir más puertas, y a nivel personal nos sirve para tener más confianza con respecto a nuestras habilidades, una mayor seguridad, de que al menos cuando los programadores del medio para el que trabajamos nos hablen de algo podamos verlo y visualizarlo de alguna manera.

El periodismo en los últimos años ha evolucionado hacía la era digital. Hace 10 años eras un máquina si sabías maquetar un artículo en QuarkXpress y personas que defienden la opinión de la periodista Olga Khazan hay muchas. Muchos entienden que un periodista no tiene por qué saber de programación, pero yo les diría ¿por qué entonces tienen que saber de maquetación, de fotografía o de edición si siempre va a haber expertos en la materia? Durante la licenciatura tuve que aprender a maquetar, a editar fotografías, audios y vídeos. Ahora que el periodismo a evolucionado a la era digital ¿qué tiene de malo conocer y formarnos en programación?

Hablamos de conocimientos de programación básicos, nociones que te permiten colocarte en el mundo en el que te mueves y no quedarte descolgado. En el mundo del periodismo hay muchísimo intrusismo laboral y en parte es porque no dominamos del todo las herramientas digitales. Considero que cuanta más formación haya, más independencia y calidad podremos ofrecer en nuestros trabajos y a los lectores. En este sentido, hoy puedo decir que el saber nunca resta, siempre suma.