Martes, 05 septiembre 2017 | 2:09h.

Crimen de Utoya VS Cuerno de África

Crimen de Utoya VS Cuerno de África

Utoya es una pequeña isla lacustre de Noruega de 0,14 km² situada en el lago Tyrifjorden, en el municipio de Hole (provincia de Buskerud). Es conocida localmente porque en ella se realizan campamentos juveniles y eventos privados pero es el 22 de julio de 2011 cuándo se dio a conocer mundialmente por la matanza de 80 jóvenes realizada por el antiguo estudiante de la universidad de Oslo, Anders Breivik.

El joven disparó contra los pequeños causando una masacre que aún a día de hoy la población de Noruega intenta superar. Breivik fue acusado de hasta 30 año de cárcel por crímenes contra la humanidad. Se han podido recrear todos los pasos del suceso ya que la repercusión mediática y el esfuerzo de cuerpos de seguridad fue abrumadora.

El cuerno de África está conformado por la totalidad de los países de Somalia, Yibuti, Eritrea y Etiopía. Recibe el nombre de cuerno de África debido a la forma triangular con orientación O-E que se evidencia en la cartografía. Es una zona devastada por las guerras que empuja a miles de refugiados a abandonar su tierra seca para ir a buscar una menos seca todavía, dónde la hambruna mata a más de 5000 niños al día, países sin recursos naturales pero con muchas zonas desérticas y julios de 45º, naciones donde hay 4 médicos por cada 100.000 habitantes, países con pueblos deshechos bajo la atenta mirada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el resto de naciones cómplices que miran a otro lado…

Este rincón de África está habitado por más de 100.000 millones de personas, esparcidas en casi 2.000.000 millones de kilómetros subsisten gracias a la ayuda humanitaria. En el lado favorecido de la balanza, se sitúa Noruega: número 1 en las listas de Índice de Desarrollo Humano (IDH), con una economía próspera, abundantes recursos naturales, pescado en abundancia y grandes exportadores de petróleo, todas estas riquezas repartidas entre 5.000.000 de habitantes que disfrutan de sus 380.000 kilómetros de región vikinga.

Volviendo a África, ¿por qué vivimos en un mundo dónde existe desigualdad informática? No hace falta ser muy listo para darse cuenta de que en lo respecto a lo periodístico y a la difusión de las noticias existe mucha desigualdad. La noticia sobre las muertes de jóvenes noruegos tuvo repercusión internacional, a diario aparecían imágenes en los medios de comunicación. El mensaje se repartía de forma clara. La manera de mostrar la noticia de Utoya, manifiesta un texto completamente cerrado en el contenido: no no hay otra manera de interpretar que se ha cometido un brutal asesinato. Por supuesto, los contenidos mediáticos del momento, no podían presentar mensajes polisémicos: la pérdida de vidas inocentes es siempre una tragedia.

Entonces… ¿por qué no se trata con el mismo rigor las pérdidas de vidas en otros países, como África? Es una muestra más del proceso de selección que padecen las noticias (la dedocracia del primer mundo escoge qué contar y qué no), la tendencia de los medios de comunicación es enfocar la lente hacia los países más ricos, a enmascarar la realidad salvaje de millones de personas inocentes por no profundizar en los verdaderos motivos de la situación africana. Al final, las imágenes de esas personas que sufren los desequilibrios de políticas obcecadas en sus propios intereses, deben conformarse con un hueco entre anuncios publicitarios.

En la mayoría de medios de comunicación lo que importa es que el flujo de la información vaya dirigido a ciertos intereses y audiencias cautivadas por el capitalismo. No agrada mostrar la diversidad de problemáticas en esos otros países subdesarrollados y con economías de subsistencia. Hay que evidenciar servilismo y sumisión hacia las grandes potencias que sigan apoyando ese enmascaramiento del abuso del primer mundo.

Para terminar, muchos medios de comunicación muestran una realidad negociada, manipulando los mensajes de forma que la audiencia no lea entre líneas, y sepan lo que ellos quieren que sepas. Los medios de comunicación tienen mucho poder y ellos lo saben. Tienen el poder de enseñar y compartir lo que ellos quieren y alterándolo como quieran y muchos saben hacerlo y lo hacen, aún en contra de los principios éticos que esto desata.

Es cierto que no todos los medios manipulan las noticias, pero tampoco todos muestran la totalidad de la verdad. Tu puedes ver la misma noticia en Antena 3 y en La Sexta y darte cuenta de que hay pequeños matices que cambian. Eso es lo que ha pasado con estas noticias. Utoya saliendo todos los día en medios de comunicación y dándole mucha importancia, quizás ocupando 2 minuto en el telediario, tiempo bastante largo para una noticia. Noticias del cuerno de África saliendo 25 segundos y con una información muy escueta y poco concisa. He ahí las manipulaciones de las noticias y la importancia que se le da a lo que sucede en casa y a lo que sucede fuera de casa, como algunos verían. ¿Qué cómo lo veo yo? Para mí, todos estamos en la misma casa y todos somos igual de importantes.