Domingo, 22 enero 2017 | 23:54h.

Conductas asertivas

JUAN SALVADOR REVELLESConductas asertivas

El comportamiento asertivo es una conducta y como tal puede ser mejorada a base de un mayor conocimiento en las técnicas asertivas  y un entrenamiento de la autoafirmación con lo que se conseguirá lograr nuestros objetivos a la vez que incrementamos nuestra autoestima. Con el comportamiento asertivo conseguimos mayor satisfacción tanto con las personas con las que nos relacionamos como con nosotros mismos.

Los derechos asertivos, sirven para situarnos al mismo nivel que los demás. Así cuando nos expresamos de forma asertiva, concurre el respeto hacia nuestros interlocutores y hacia nosotros mismos. A este respecto, la Carta de los Derechos Humanos Asertivos constituye un marco ideal para el correcto desempeño de nuestras interacciones comunicativas con otras personas. Tomando como base el respeto tanto a los demás como a nosotros mismos utilizaremos estrategias adecuadas para para resolver las diferentes situaciones que se nos presentan a diario en nuestras relaciones personales y profesionales.

Esta capacidad es vital en el mundo globalizado en el que vivimos, donde constantemente estamos expuestos a la socialización, ya sea con el tú a tú o por medio del teléfono, las redes sociales…Por ello, es tan importante hacer uso de nuestra asertividad, y si no la tenemos, esforzarnos por desarrollarla. Debemos hacerlo por los demás y, sobre todo, por nosotros mismos. Una persona no asertiva puede reaccionar de dos maneras. Una de ellas, de forma agresiva. El sujeto ante una situación conflictiva responderá a gritos, con malas maneras, en definitiva ‘perdiendo los papeles’. Esta conducta en un principio puede parecer favorable, pero a largo plazo no lo es. Conseguiría de forma rápida los objetivos por medio de la agresividad, pero llegaría el día que el resentimiento generado en los demás al ‘saltar a la torera’ sus derechos les alejara.

En el otro extremo están las personas pasivas, que ceden todos sus derechos en beneficio de los demás. Güell y Muñoz creen que es debido a ‘sentimientos de culpabilidad, ansiedad y sobre todo, baja autoestima’. Por tanto, lo ideal para sentirse bien con uno mismo y con los demás, es ser una persona asertiva. Dos motivos fundamentales lo justifican. Primero de todo, porque gracias a ser capaces de expresar de forma directa y clara lo que creemos o queremos, aumentan las posibilidades de lograr las metas deseadas. El segundo motivo es evidente. Cuando uno saca todo lo que lleva dentro ‘se desahoga’, se siente automáticamente satisfecho y a gusto consigo mismo. Todo esto, lógicamente, redunda en una autoestima alta y un sujeto feliz.

Si partimos de la idea que las técnicas asertivas se basan en el principio de que cuando una persona modifica sus actos, también modifica sus actitudes y sentimientos, podemos decir que en el ámbito laboral como es en un trabajo de comunicación es importante mostrar esa actitud por varios motivos.

Creo que en comunicación es importante tener libertad a la hora de expresarse pero está claro que hay que hacerlo de un modo correcto. Como bien indica el comportamiento asertivo, hay que demostrar con contundencia los pensamientos y estar seguro de lo que se quiere transmitir para enfocar el valor de respeto.

Como ejemplo, un periodista tiene que dar las noticias o hacer un programa tanto de radio como de televisión mostrándose correcto en su lenguaje y expresando sus ideas para que los receptores crean en lo que dicen. Otro ejemplo podemos aplicarlo en la publicidad, si adoptamos esta actitud asertiva lo que debemos hacer es creer en lo que vendemos y estar muy seguros de ello y transmitir unos valores ante cualquier competencia y ser fiel con ello, y respetar lo que los consumidores elijan. También hay que tener en cuenta la opinión de esos consumidores e intentar adaptarse y respetar sus necesidades para lograr un buen entendimiento.

Por lo tanto creo que en general es una buena conducta que puede ayudar a todas las personas a respetarse y entenderse en cuanto haya una acción comunicativa.